Según el informe, los votantes del frente Cambiemos consideran que hay más decisiones acertadas que equivocadas, mientras que casi todos los que habían optado por el candidato kirchnerista, Daniel Scioli, creen que hay muchas medidas de la nueva Administración desacertadas.

 

 

 
El fin en la Argentina del denominado cepo al dólar es la decisión tomada por el presidente Mauricio Macri en sus primeros dos meses de Gobierno mejor vista por los ciudadanos.

En tanto, la más impopular fue su idea de nombrar a jueces de la Corte Suprema por decreto, señaló una encuesta.
En concreto, la consultora D’Alessio Irol realizó un sondeo en el que analizó la aprobación y el rechazo que generaron las pimeras medidas en la gestión del mandatario, que asumió el cargo el pasado 10 de diciembre.
Según el informe, los votantes del frente Cambiemos consideran que hay más decisiones acertadas que equivocadas, mientras que casi todos los que habían optado por el candidato kirchnerista, Daniel Scioli, creen que hay muchas medidas de la nueva administración desacertadas.
Las buenas
En lo más alto de la lista de los aciertos se encuentra la nueva política cambiaria del país que, según la encuesta, es aprobada por casi todos los votantes de Macri y por un 36 % de los que se posicionan con el kirchnerista Frente Para la Victoria.
A la semana de asumir, el Gobierno anunció el levantamiento del llamado cepo al dólar, con el objetivo de “normalizar la economía” y recuperar la senda de crecimiento tras cuatro años de estancamiento.
Se trata de una de las principales promesas de campaña de Macri, que acabó así con un complejo montaje de restricciones para el acceso a divisas extranjeras instaurado en 2011 por Cristina Kirchner para intentar, sin suerte, contener la fuga de divisas.
La segunda decisión que recibe mayor aprobación es la revisión de la actuación de los funcionarios designados por el Gobierno anterior.

La tercera es el cambio que se vislumbra en la relación del país con el exterior.
Además, también se reconoce el empeño por “investigar con mayor profundidad” el caso de la muerte del fiscal Alberto Nisman y “la vocación por escuchar a distintos sectores”.

Las malas
En el otro lado de la balanza, según los datos recabados por la consultora D’Alessio Irol, entre las mayores equivocaciones del Gobierno los encuestados destacan la iniciativa de haber nombrado a los nuevos jueces de la Corte Suprema por decreto.
También en diciembre, la decisión de Macri de designar a dos magistrados para el máximo tribunal del país por medio de un decreto causó una de las primeras polémicas de su mandato. Finalmente, tuvo que dar marcha atrás en este mecanismo y será el Congreso el que aprobará la designación de ambos nombres.
Asimismo, el modo por el que se llevó a cabo la persecución y posterior detención de tres prófugos condenados por un triple crimen así como el aumento en las tarifas de la electricidad, integran la lista de las medidas con menor popularidad entre la ciudadanía.
Los datos recabados corresponden a una medición realizada a primeros de febrero en todo el país en base a preguntas a 400 personas mayores de 18 años que en los últimos comicios dijeron haber votado por Cambiemos o por el Frente para la Victoria.
Encuesta Rouvier: bien pero en baja
Las últimas medidas más impopulares tomadas por el gobierno nacional causaron impacto en la imágen positiva con la que llegó al poder.

Según un estudio realizado por la consultora Ricardo Rouvier & Asociados, el mandatario mantiene una alta imagen positiva -del 60% de los consultados- aunque ese valor descendió durante los últimos días.

La encuesta, realizada entre el 1 y 5 de febrero, entre 1.200 entrevistados de todo el país, sostiene que el 36% considera “muy buena o buena” la imagen del Presidente.

En tanto, el 25% la evalúa como “regular-buena” y el 23% considera que es “regular-mala”.

Asimismo, el 12% considera que su imagen es “mala-muy mala”.

En diciembre, la imagen positiva llegaba a 71%, veinte puntos por encima de los votos obtenidos en la segunda vuelta electoral, mientras que en noviembre llegaba al 65 por ciento.

Mediante una pregunta abierta, la mayoría señaló que la inflación, los precios, la desocupación, tarifas y sueldos, motivaron las respuestas negativas.

Según Poliarquía -que había medido la imagen positiva a fines de enero- el jefe de Estado registraba una popularidad de un 64%, mientras que Isonomía daba cuenta de un 67%.
Tras su ajustada victoria el 22 de noviembre Macri prometió terminar con las políticas intervencionistas que molestaron a inversores y al sector agropecuario.
Su primera gran medida después de asumir fue hacer flotar al peso, que disparó una fuerte devaluación.

No obstante, las encuestas del primer mes del año mostraban que se ha ganado a muchos argentinos en sus primeras semanas como mandatario.
Encuesta publicada en un medio K
Claro que estos números son diferentes bajo la óptica de los afines a Cristina Kirchner.

Según un sondeo de la consultora CEOP, que lidera el sociólogo Roberto Bacman -publicado por un medio afín al kirchnerismo- la aprobación del gobierno de Macri perdió diez puntos en 40 días, si bien destaca que la imagen del Presidente sigue siendo moderadamente alta.
Sobre todo porque los ciudadanos expresan el deseo de que “le vaya bien porque así nos va bien a todos”, consigna.
Añade que cuando se preguntó en concreto sobre las acciones del Ejecutivo, la desaprobación subió notoriamente en este mes y medio y la aprobación bajó en la misma proporción.
Por primera vez, los insatisfechos con la gestión del Gobierno superan a los satisfechos: 49 por ciento contra 48 por ciento.
El punto clave es la economía, que desplazó como principal tema de preocupación a la inseguridad.
La gente manifiesta una enorme inquietud por los precios y las tarifas, pero además reapareció un fantasma de los años ‘90, la desocupación.
Según esta encuesta, la imagen positiva de Macri es más alta que la de su gestión: un 54% ve con buenos ojos al mandatario frente a un 41% que tiene una valoración negativa.