Revelan cartas que muestran la extraordinaria relación que Juan Pablo II tuvo con una mujer


La correspondencia que se conoció revela una respetuosa amistad

 

 

 

INGLATERRA (Redacción) – Un programa de TV británico difundirá hoy más de 350 cartas que Karol Wojtyła escribió a la filósofa Anna Teresa Tymieniecka.

2
«Buscaba desde el año pasado una respuesta para estas palabras tuyas: ‘te pertenezco'», escribió dos años antes de convertirse en el Sumo Pontífice. «Y finalmente, antes de dejar Polonia, encontré un camino: un escapulario. (Con él demuestro) la dimensión en la que te acepto y te siento en todo tipo de situaciones, cuando estás cerca y cuando estás lejos», agregó.

La cadena BBC tuvo acceso a algunas de las cartas escritas por Juan Pablo II, aunque no pudo ver las escritas por la mujer al futuro papa.
La amistad entre ambos comenzó en 1973, cuando Tymieniecka contactó con el futuro papa, el cardenal Karol Wojtyla, entonces arzobispo de Cracovia, por un libro de filosofía que él había escrito.La primera misiva escrita por el cardenal fue formal, pero a medida que su amistad creció, la correspondencia empezó a ser más íntima.

La mujer, que tenía entonces 50 años, viajó de Estados Unidos a Polonia para comentar el texto. El esposo de Tymieniecka era Hendrik Houthakker, un distinguido economista de Harvard que tras el colapso del comunismo también aconsejó al Papa sobre economía.

Además, decidieron trabajar conjuntamente en una versión más extensa del libro Osoba i Czyn («Persona y acción», en polaco), un análisis fenomenológico escrito por Wojtyla sobre actuar humano y publicado en 1969.

La versión definitiva, ampliada junto con Tymieniecka, se publicaría en inglés en 1979, y se titularía The Acting Person («La persona que actúa»).

En 1976 el cardenal Wojtyla asistió a una conferencia católica en EE.UU. Y Tymieniecka lo invitó a quedarse con su familia en la casa de campo que ésta poseía en Nueva Inglaterra, en en noreste del país.

En una de estas cartas, fechada en 1976, él escribe: «Mi querida Teresa, he recibido las tres cartas. Escribes que estás destrozada, pero no puedo encontrar respuesta para esas palabras».

3

 

Se cree que copias de estas fueron incluidas en el archivo vendido a la Biblioteca Nacional de Polonia en 2008, seis años antes de su muerte.

El líder de la Iglesia Católica le dio a Tymieniecka una de sus posesiones más preciadas: un escapulario, un objeto devoto formado por dos pedazos pequeños de tela unidos con dos cintas largas para ponerlo al cuello.

 

 

 

 

 

Previous ¿Cómo son los estudios porno cuando quedan vacíos?: esta fotógrafa te lo muestra
Next Te contamos por qué es tan difícil exterminar a las cucarachas