Se registraron 8 casos de dengue y 3 de chicungunya


El Ministerio de Salud de la Provincia de Jujuy se encuentra realizando tareas de prevención y bloqueo en diferentes sectores de la provincia. Los mismos se dan en base a las alarmas por casos sospechosos que se registran de dengue, zika y chicungunya. Además insta a la comunidad a comprometerse en el descacharrado y desmalezamiento de sus viviendas.

 

 

 

El Gobierno de la Provincia de Jujuy declaró el alerta sanitario a efecto de minimizar la situación de riesgo colectivo referida a las enfermedades trasmitidas por el mosquito Aedes Aegypti. El objetivo es minimizar este contexto apoyados en acciones de prevención de la salud y garantizando el acceso de la población al sistema de salud.

El aumento de notificaciones de casos de dengue, zika y chicungunya en los países limítrofes y en algunas provincias de Argentina llevaron a las autoridades sanitarias a intensificar medidas para prevenir un brote masivo de estas enfermedades. Además de aumentar acciones de bloqueos para que no se propague el virus transmitido por el mosquito.

Asimismo, la Coordinación de Epidemiología intensificó su vigilancia identificando los síndromes febriles inespecíficos, con el objetivo de detectar de manera precoz los posibles casos, realizar acciones de investigación y control según normas, asegurando un tratamiento oportuno y adecuado.

Cabe aclarar que la vigilancia se realiza bajo la estrategia de síndrome febril, es decir, todo paciente que presente fiebre de inicio brusco, sin un foco conocido o causa probable, pasa a tener esta categoría (caso probable de alguna afección) y se solicitan los estudios pertinentes para saber qué enfermedad tiene e inmediatamente se informa para disparar una alerta a fin de dar inicio al bloqueo químico.

A su vez, para disminuir los riesgos en la población, la Cartera Sanitaria desarrolla acciones correspondientes en las zonas identificadas por notificación. El bloqueo disminuye la trasmisión de los mosquitos adultos que puedan infectar, pero no reemplaza las acciones de descacharrado para evitar los criaderos y la proliferación de las larvas.

A la fecha, en la provincia de Jujuy, se desarrollaron 365 bloqueos químicos en total, de los cuales 275 fueron para prevenir dengue, 55 chikungunya y 24 para zika. A pesar que la mayoría de los casos terminan siendo negativos se protege a la comunidad ante la probabilidad de contagio.

Cabe aclarar que la fumigación no previene casos de dengue; permite eliminar el mosquito volador que lo trasmite y reducir su presencia, pero no reemplaza las acciones de prevención de la comunidad. Es un elemento que se utiliza solo en casos de epidemias, para disminuir la posibilidad de registrar más casos. Sin embargo, una vez que empieza un brote, la fumigación no lo puede neutralizar sino mitigarlo.

El Ministerio de Salud de Jujuy fumiga las viviendas cuando se registra un caso sospechoso, al igual que las casas aledañas. En el caso de tener una confirmación, se procede por las manzanas e incluso la localidad dependiendo del tamaño del lugar, aunque de ninguna manera el insecticida es la solución.

El 85% de la eliminación de los casos de dengue, chicungunya y zika depende del proceso de descacharrado y desmalezado. No existe una inmunización específica para ninguna de las enfermedades trasmitidas por Aedes Aegypti, por ello la única vacuna contra el dengue está en manos de la comunidad.

Además, se desarrollan capacitaciones que perfeccionen tanto al personal de salud, como a municipios y a la comunidad en general en toda la provincia. En este sentido, el Ministerio de Salud en lo que va del año han quintuplicado sus capacitaciones con respecto a 2015, registrándose un extenso listado de localidad: San Pedro, Calilegua, Monterrico, El Carmen, Perico, Fraile Pintado, Humahuaca, La Quiaca, La Mendieta, SS de Jujuy, Abra Pampa, el Talar, Palpalá, Yuto, Rodeíto, Barro Negro y Palma Sola. Esta información es sumamente útil reforzando las tareas de difusión de la prevención y promoción de la temática.

Información Epidemiológica actualizada: 8 casos de dengue y 3 de chicungunya

La situación de Jujuy muestra 8 casos confirmados por dengue importados. Se detallan: cuatro (4) en San Salvador de Jujuy, dos (2) en Yuto y uno (1) en El Talar. Este último, notificado en un primer momento como autóctono, después de profundizar en la investigación se corroboró que también era importado, ya que la persona infectada realizaba constantes viajes al país vecino de Bolivia.

Asimismo, el caso detectado en La Mendieta (1) corresponde a un visitante residente en la Provincia de Misiones que se encontraba de visita en Jujuy.

Del mismo modo, se detectaron 3 casos de chicungunya en visitantes oriundas de la localidad de Yacuiba en el país de Bolivia.

A aquellas personas que tenían casos positivos confirmados se les realizaron los estudios, exámenes y controles correspondientes y no revisten ninguna situación de riesgo. En las zonas de residencia, se realizaron sucesivos bloqueos químicos mediante fumigación y controles periódicos para controlar el entorno familiar.

Prevención Comunitaria

El moquito aedes aegypti (trasmisor de las tres enfermedades) no se cría en cursos de agua que tengan movimiento. Requiere una pared rígida donde pegar los huevos de la hembra y generalmente son recipientes pequeños, con agua quieta y limpia, que estén a la sombra, por eso el desmalezado es fundamental, no solo revela cacharros escondidos bajo el pasto sino que, quita la sombra, fundamental para la cría del mosquito.

Por otra parte, se continúa capacitando a diferentes profesionales. Se informó que a lo largo de 2015 se desarrollaron 21 capacitaciones, en lo que va de 2016 se alcanzaron las 8, lo que implica una quintuplicación en la reproducción de cursos.

Jujuy es vulnerable porque está en una situación geográfica comprometida, con países limítrofes complicados, dos rutas que comunican con áreas de Argentina y otros países que están con problemas de dengue, altura sobre el nivel del mar, temperaturas, lluvias adecuadas para que el mosquito exista; por eso el descacharrado debe sostenerse durante todo el año y es fundamental que todos y cada uno de nosotros nos comprometamos a mantener la vivienda en condiciones.

Previous Se plantea un escenario propicio de trabajo coordinado entre Nación, Provincia y Municipios
Next Patricia Bullrich defendió el el protocolo antipiquetes: "Si no se van en 5 o 10 minutos, los vamos a sacar"