Brasil: a todo o nada


La decisión de la justicia brasileña, que suspendió la asunción de Lula, es un hecho de suma gravedad institucional.

 

 

 

 
La decisión de la Justicia brasileña de suspender el nombramiento de Lula da Silva como jefe de gabinete de Dilma Rousseff es un hecho de suma gravedad institucional. Habría que bucear en lo más profundo de la historia latinoamericana para encontrar antecedentes del nombramiento de un ministro de tan alta jerarquía que es frenado por la Justicia.

Hay que ser muy ingenuo para pensar que el juez Itagiba Catta Preta Neto actuó como parte de una lucha global contra la corrupción, de la misma manera que divulgar las escuchas entre la presidenta Rousseff y el exmandatario Lula da Silva «casualmente» cuando ellos estaban reunidos no forma parte del saneamiento moral del Brasil.

Previous El gobierno ofreció a los gremios un 20% de aumento
Next Menos salud pública: denuncian que no entregan remedios contra el VIH