Brasil analiza el futuro de Dilma Rousseff


Desde mañana y por tres dias la Cámara de Diputados analizará el pedido de juicio político a la mandataria

 

 

 
BRASIL ( Telám ) ─ El Supremo Tribunal Federal (STF, corte suprema) de Brasil analizaba una solicitud del gobierno para que declare nulo lo actuado por la Cámara de Diputados en relación con el proceso de juicio político a la presidenta Dilma Rousseff, lo que ponía en duda la realización de la crucial votación programada para el domingo próximo.

«Situaciones excepcionales exigen medidas excepcionales», tal como lo establece «el reglamento», afirmó el presidente del STF, Ricardo Lewandowski, al anunciar la reunión extraordinaria de los 11 miembros del tribunal, que comenzó a las 17.30 (misma hora en la Argentina).

El encuentro de los ministros del STF tenía lugar horas después de que el abogado general del gobierno, José Eduardo Cardozo, interpusiera un recurso pidiendo la nulidad de lo actuado por la Comisión Especial de Juicio Político de Diputados por considerar que incurrió en «vicios que hieren de muerte» al proceso que puede llevar a la destitución de Rousseff.

Dado que cualquiera de los jueces tiene la atribución de solicitar «vistas» para estudiar los casos en profundidad, el STF podría no tomar hoy la decisión sobre la solicitud del gobierno.

Si así ocurriera, la Cámara de Diputados no tendrá autorización para que su plenario vote el domingo si corresponde abrir el juicio político a Rousseff y elevar el trámite al Senado, que es naturalmente la cámara acusadora.

La demanda ante el STF fue presentada un día antes de que la Cámara de Diputados inicie una serie de tres sesiones que acabarán el domingo para definir la suerte del proceso a la mandataria.

Cardozo explicó en rueda de prensa que en la acción ante el tribunal se formulan «varios pedidos», entre los cuales citó como «principal» el que exige que se declare «nulo» el dictamen aprobado por la comisión especial de 65 diputados que determinó por mayoría que existen méritos para el proceso.

El dictamen fue elaborado por el diputado instructor Jovair Arantes, quien aceptó la acusación de que Rousseff incurrió en maniobras contables ilegales para maquillar los resultados del gobierno en 2014 y 2015, modificar presupuestos mediante decretos y acumular deudas y contratar créditos con la banca pública.

Según Cardozo, la demanda presentada hoy no se refiere al «mérito de la acusación», a pesar de que el gobierno lo niega, sino que se restringe a lo que calificó de «vicios procesales».

El abogado general declaró que el informe del instructor citó casos «completamente ajenos» a la denuncia, como las investigaciones sobre los escándalos de corrupción en la estatal Petrobras, «en los que la presidenta ni siquiera ha sido citada».

En su opinión, «solo eso ya perjudicó el legítimo derecho a la defensa» de la mandataria, que en sus alegatos se limitó a responder a «aquello que era objeto de la acusación».

Cardozo sostuvo que, «en la medida en que discutieron cuestiones ajenas a la acusación, hubo una contaminación del proceso, porque los diputados discutieron cosas que no se plantean en la denuncia».

El abogado general, que representa a Rousseff en el proceso, explicó que también solicitó al STF que «se rehaga toda la instrucción», que «se aclare el objeto de la denuncia» y que «se abra un nuevo espacio para la defensa»

Previous Japón: al menos 9 muertos y 780 heridos por el terremoto
Next Venezuela: reducen servicios de telefonía por la escasez del dolar