Morales desactivó el tractorazo impulsado por Jenefes


El gobernador irrumpió en la asamblea que realizaba la Cámara de Tabaco, con el lobby Guillermo Jenefes, y desarticuló la resistencia de los grandes productores a introducir cambios en el sector.

 

 

 

 
“Les pedí permiso y entré”, aseguró Gerardo Morales. De manera imprevista, el gobernador apareció en la asamblea que realizaban los productores díscolos, quienes rechazan la posibilidad de ceder la administración del Fondo Especial del Tabaco.

El sector tabacalero atraviesa una profunda crisis, como consecuencia de la merma en la producción, el irresponsable endeudamiento y la, al menos, sospechosa administración del Fondo Especial, recurso que surge del impuesto que pagan los fumadores y está destinado a sostener la producción.

Por este motivo, el gobierno impulsa la declaración de emergencia en la producción de tabaco, que, entre otras cosas, prevé la participación del Estado en la administración de este dinero.

Los productores alineados con el ex vicegobernador y productor de tabaco Guillermo Jenefes, impulsaban un levantamiento contra la medida, mediante un tractorazo.

La irrupción de Morales en la asamblea puso un freno a la medida de fuerza.

El gobernador expuso los datos crudos de la realidad ante los productores: endeudamiento excesivo, intereses usurarios, en algunos casos impuestos por los mismos productores que aprovechaban su “solvencia” para refinanciar la deuda de la Cooperativa de Tabaco, con tasas desmesuradas.

“Acá se planteó el cierre de la Cooperativa y eso está mal, porque sería el principio del fin”, afirmó Morales.

El contraste entre la mezquindad de los productores grandes y la expectativa de los pequeños por un cambio en las reglas de juego se hacía evidente.

“No puede ser que un grupo, influenciado por la política, se maneje de esta forma”, expresó Morales. Durante la mañana, ex vicegobernador Guillermo Jenefes había reafirmado que el Fondo debía seguir siendo administrado por la dirigencia, pese a los evidentes desmanejos. La política quedaba así expuesta de manera grosera.

“Me molesta tener que utilizar 75 millones este año sólo para pagar intereses usurarios”, agregó Morales.

La asfixiante deuda del sector, que sólo será financiada con la garantía del estado. El gobierno sostiene que, si debe garantizar el financiamiento, también corresponde que intervenga en la administración del FET.

“No venimos a imponer nada, queremos dar el debate, el proyecto ingresó recién ayer y vamos a aceptar las propuestas que nos hagan, pero corresponde que el estado intervenga”, finalizó el gobernador.

Previous LA EMPLEADA DOMESTICA DEMANDÓ A URTUBEY EN LA CORTE INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS
Next Osmar Monaldi conduce Mesa directiva del PRO