El Gobierno busca aprovechar el caso López para aprobar leyes polémicas


Luego del escándalo que envolvió al ex secretario de Obras Públicas, desde Cambiemos intentarán que el Congreso apoye medidas controversiales como la reforma del Ministerio Público Fiscal para limitar a la procuradora Gils Carbó y la ley del arrepentido, entre otras.

 

 

 

Luego del escándalo que protagonizó el ex secretario de Obras Públicas, José López, desde Cambiemos pretenden aprovechar la situación para enviar al Congreso medidas controversiales. Además, intentarán fortalecer la relación con los gobernadores del PJ y así licuar el poder del kirchnerismo en el Congreso.

La prioridad de Casa Rosada está en debatir la reforma del Ministerio Público Fiscal, para quitarle así poder a la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó. El proyecto oficial propone dividirla en cuatro subprocuraciones (penal, delito organizado, derecho público y derecho privado) y también llevar los mandatos a cuatro años, según informa La Nación.

Además, Mauricio Macri considera que el escenario político se encuentra favorable para aprobar en la Cámara baja su proyecto de ley del arrepentido y otro de extinción de dominio del Frente Renovador, de Sergio Massa, que propone recuperar los activos obtenidos en forma ilícita por funcionarios corruptos.

También el Gobierno impulsará el pedido para que Diputados autorice el allanamiento a las propiedades del diputado y ex ministro de Planificación kirchnerista Julio De Vido, de gran relación con José López. Si bien la última semana fue bloqueado por el Frente para la Victoria (FPV), esperan que el escándalo de los casi 9 millones de dólares José López cambie el escenario.

Además, desde el oficialismo siguen estudiando de cerca los movimientos del Partido Justicialista, liderado por José Luis Gioja, quien estaría estudiando crear un interbloque del PJ para unir fuerzas, terminar con las rupturas dentro de los bloques y aislar al kirchnerismo.

En el Senado, por su parte, Cambiemos intentará seguir mejorando el diálogo con el jefe del bloque del FPV, Miguel Pichetto, clave en la aprobación de los dos jueces para la Corte Suprema, Carlos Rosenkrantz y Horacio Rosatti.

Previous Aunque la ley lo prohíbe, CFK cobra dos asignaciones de ex presidente
Next Pago de sueldos, subsidios millonarios y entrega de terrenos: cómo el Estado financia la Iglesia Católica