Denuncian a un gigante de la alimentación por trabajo forzoso


Denuncian que trabajaban 20 horas días, dormían en el piso y sólo tenían dos horas semanales para salir

 

 

 

 

 
TAILANDIA (Efe) – Un grupo de 14 birmanos presentó hoy en un tribunal de justicia de Tailandia una demanda civil por cinco años de trabajo forzoso contra el gigante tailandés de la alimentación Betagro, y reclamó 46 millones de bat (1,33 millones de dólares o 1,19 millones de euros) en daños.

Los demandantes se querellaron tras considerar insuficientes los alrededor de 50.000 dólares (44.669 euros) que en concepto de pagas atrasadas les reconoció el Departamento de Protección y Bienestar Laboral de la provincia de Lopburi (centro) el 1 de agosto pasado, según un comunicado de prensa de varias organizaciones no gubernamentales.

Los 14 birmanos afirman en la demanda que trabajaban hasta 20 horas diarias en una granja de pollos, que dormían en el suelo junto a los criaderos, que solo disponían de dos horas semanales para salir, solo al mercado y en salidas vigiladas, que les confiscaron los documentos de identidad y que les aplicaban deducciones ilegales en los salarios, entre otras irregularidades.

En una acción conjunta, representantes de los querellantes y de las ONG y grupos Stop The Traffik, Migrant Worker Rights Network, Finnwatch, Comité de Solidaridad con el Trabajador Tailandés y Migrant Working Group entregaron en Bangkok a la Asociación de Exportadores de Pollo una petición con 45.285 firmas para combatir el trabajo forzado.

El Ministerio de Protección y Bienestar Laboral consideró en su día este asunto una disputa común entre el contratante y el contratado. Tailandia es el cuarto mayor exportador de aves de corral del mundo, y la Unión Europea es uno de sus principales clientes.

El país asiático se ha visto en los últimos años sacudido por escándalos de trabajo forzoso, principalmente en los sectores de la agricultura y la pesca, y del tráfico de personas. La junta militar que gobierna Tailandia desde 2014 endureció el año pasado la ley sobre el tráfico de personas, elevó la pena máxima a cadena perpetua y triplicó las multas, además de concederse la autoridad para suspender inmediatamente las licencias de las compañías infractoras.

Asia-Pacífico es la región del mundo donde se concentra el mayor número de trabajadores forzosos, unos 12 millones (56 % del total), según datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

El protocolo para la eliminación del trabajo forzoso y la esclavitud moderna, adoptado en 2014 por la OIT, entrará en vigor el 9 de noviembre de 2016.

Previous Inseguridad en Perico, crece la ola de robos
Next Colombia aumenta el desempleo en 9,8%