Denuncian penalmente al intendente Raúl «Chuly» Jorge


Un vecino de Bajo La Viña, denunció por s/delitos contra el ambiente (delito de Lesa Humanidad) al intendente y varios de sus funcionarios y ex funcionarios, por el funcionamiento de una base operacional de LISMA en una zona residencial urbanizada de San Salvador de Jujuy. El video y las fotografías prueban claramente la manipulación de los residuos en la «base operacional” que queda a dos cuadras de APPACE.

 

 

La denuncia se sustancia en la fiscalía a cargo de Alejandro Maldonado y el juez de control Isidoro Cruz.

 

La historia sin fin

Durante seis años, Jorge Ackerman, titular de una propiedad ubicada en Bajo La Viña, a dos cuadras de APPACE (Asociación de Protección al Paralítico Cerebral), denunció ante la Municipalidad de San Salvador de Jujuy la existencia de una base de operaciones de la empresa privada recolectora de residuos urbanos y patógenos (LIMSA) donde se manipulan los residuos que dicha empresa recolecta diariamente en la ciudad. Sin respuestas y ante la persistencia de la actividad, Ackerman denunció penalmente al Intendente Raúl Chuly Jorge; al ex titular del Concejo Deliberante de la ciudad, Carlos Sadir; al funcionario Sergio Molina y a Guillermo Marenco, titular de la Secretaría de Servicio Públicos, además de los titulares de la firma LIMSA y el diputado Rubén Rivarola, propietario del predio en cuestión.

El denunciante manifiesta que serían responsables «todo ellos, tanto por actos de comisión o por omisión, con dolo o culpa, y/o por encubrimiento por los delitos que el Sr. Fiscal estime por los hechos que dañan el medio ambiente y la ecología como un derecho humano vital; restringiendo el derecho a un ambiente sano, ecológicamente equilibrado y al desarrollo sustentable; con el agravante de estar modificando y dañando los suelos, las aguas subterráneas, el aire, etc.”

En los fundamentos de la denuncia, Ackerman expresa: «La ilicitud de los actos denunciados, se encuentran agravados por el ánimo de lucro, por sobre las funciones que los mismos ejercen y causando el daño tipificado en el art. 184 Código Penal ss y cc por perjuicio colectivo ambiental, y por otro lado, manifestamos al Sr. Fiscal que es importante recordar que el objeto de este delito es la contaminación del aire, la contaminación sonora, la contaminación de suelos, etc.”.

La respuesta «inadecuada” de Aldo Montiel

El relato del vecino del «complejo” de LIMSA manifiesta que las actividades de «lavado de camiones, manipulación de residuos, depósito de contenedores, etc…. es más, también observé, y se encuentra documentado en el Acta de Constatación Nº 27 efectuada con fecha 18 de Febrero del año 2010, por la Escribana Publica Nacional , Registro Nº 73 Liliana Graciela Kunz, que se realizaban prácticas de quema de residuos y/o otros elementos…” inició en 2010, oportunidad en la que comenzó a realizar los innumerables reclamos ante la Municipalidad de San Salvador de Jujuy, hasta que surgió de la actuaciones mencionadas que, en dicha ZONA NO ESTABA PERMITIDO LA RADICACION DE TAL ACTIVIDAD, y que, CON FECHA 7 DE JUNIO DEL 2010, Y MEDIANTE LA ORDEN DE SERVICIO N° 048/10, el Municipio le comunica a la Empresa LIMSA S.A. que la radicación de dicha actividad NO ESTA PERMITIDA y le solicita EL CESE INMEDIATO DEL FUNCIONAMIENTO DEL MISMO.

Sin embargo las actividades «no permitidas” no cesaron y ante esto, Ackerman nuevamente presentó sus quejas ante la Municipalidad obteniendo como respuesta «una nota firmada por el Arq. Aldo Montiel (actual Secretario de Obras Públicas), me informa que ««la Empresa prestataria ha cumplimentado lo resuelto en autos», agregando unas fotografías tomadas desde lugares en los que a propósito se reflejaban que en dicho predio no existían camiones, contenedores, etc.” Según consta en el expediente de la denuncia penal.

Textualmente el denunciante manifiesta que «las prácticas denunciadas NUNCA SE DETUVIERON, tuvieron y tienen continuidad en el tiempo, es decir, que con LA ABSOLUTA CONNIVENCIA DEL MUNICIPIO SE DIO POR TERMINADO MI RECLAMO, demostrando una contundente falta de apego al cumplimiento de las normas más básicas y evidenciando un DESPRECIO POR LA SALUD DE LOS HABITANTES DE DICHA ZONA”.

La actuación de los concejales

Durante el proceso licitatorio realizado en 2012 por el Concejo Deliberante de la recolección de residuos urbanos, que a la postre ganara nuevamente LIMSA, Ackerman se presentó ante los concejales para hacerles conocer su situación, sin embargo, tampoco hubo cambio alguno ni obligaciones particulares respecto de los lugares donde se debían realizar las operaciones de lavado de maquinaria y manipulación de residuos urbanos y patógenos en el pliego licitatorio.

«El zorro a cuidar el gallinero”

Por último, Ackerman también revela en su denuncia que «el Intendente del Municipio Capitalino designó el día 15 de Enero del 2012 como Director de Higiene Urbana de la Municipalidad de la Capital el Sr. Marcelo Sergio Molina, de profesión Ingeniero, quien se desempeñó como Jefe de Operaciones de la Empresa LIMSA S.A. por más de 10 años, desvinculándose de dicha empresa el día 30 de Abril del 2008 e incorporándose al Municipio Capitalino el día siguiente, es decir el 1 de Mayo del 2008 , fecha desde la cual desde distintos ámbitos fiscaliza a la Empresa LIMSA S.A. , y particularmente desde el 15 de Enero del 2012, fecha de designación del mismo como Director de Higiene Urbana del Municipio, es decir que el Sr. Intendente Raúl Jorge «puso al zorro a cuidar las gallinas». Estimo Sr. Fiscal, que muestra más clara de la connivencia y de la complicidad del Municipio para con la Empresa no se podría conseguir, aclarando que los datos aquí aportados surgen de la ANSES, fuente de la cual se tomaron los mismos”.

Preguntas finales

Demás está decir que manipular residuos urbanos, y más aún patógenos, en plena zona residencial, supuestamente sin la debida autorización municipal, convirtiendo al lugar en un espacio de potencial riesgo no sólo para el denunciante que colinda con los terrenos que utiliza LIMSA sino de todo el barrio Bajo La Viña, Campo Verde y zonas aledañas, lugar donde además se encuentra APPACE, obviamente produce por lo menos un par de preguntas:

1.- Lavar camiones, contenedores ydemás maquinarias con residuos urbanos y patógenos, en medio de una zona urbanizada, ¿está permitido y es saludable para la población?

2.- La constante manipulación de residuos y el agua desechada de la «lavandería” de camiones y contenedores ¿es inocua para el ambiente, la tierra, las napas, etc?

3.- ¿Hay control de plagas, moscas, ratas, alimañas, en la zona?

4.- ¿Los olores, ruidos constantes de camiones y contenedores, etc, no generan también contaminación ambiental?

5.- Los funcionarios públicos ¿hicieron todo lo necesario y lo que impone la ley y las normas municipales? ¿Cumplieron con su deber de funcionarios públicos?

6.- ¿Controlan a la empresa prestataria del servicio, en este caso LIMSA?

Ahora será la justicia la que tendrá que resolver y responder a todas estas preguntas y los funcionarios, incluido el intendente Jorge, responder frente a sus responsabilidades.

Previous MORALES ACOMPAÑÓ LOS FESTEJOS POR EL ANIVERSARIO DE ABRA PAMPA
Next Donec quis massa et urna facilisis porttitor