Las ventas de 0Km en la «economía Macri»: se disparan las de pick-ups e importados, se mantienen las de masivos


El negocio automotor se mueve en distintas direcciones según la categoría. Productores rurales necesitan la mitad de la cosecha de granos que en 2015 para comprar la misma camioneta. La clase media, en tanto, sufre por la caída del poder adquisitivo y los patentamientos hoy dependen de las promos

 

 

Una situación realmente paradójica está viviendo la industria automotriz. 

Por un lado, los concesionarios festejan la consolidación de las ventas 0Km, que llegó antes de lo esperado.

De hecho, agosto no hizo más que ratificar que este 2016 se perfila como el año de la recuperación de los patentamientos, tras varios años en baja. 

Como contrapartida, los directivos de automotrices tienen motivos para preocuparse: las exportaciones Brasil todavía no se recuperan y el Gobierno nacional, junto con el de la provincia de Córdoba, está activando un plan de emergencia a un año para evitar la pérdida de puestos de trabajo.

El país vecino supo ser el destino del 50% de la producción local. Pero la crisis de esa economía no sólo garantizó más oferta de autos nacionales en el mercado local. También permitió que se incrementaran las importaciones de vehículos brasileños y a precios más bajos.

En este contexto, los patentamientos registraron en agosto un salto interanual del 22%, con un crecimiento acumulado del 8% frente a igual período de 2015.

Para algunas automotrices, este 2016 cerrará muy por encima del promedio.

Por caso, las ventas de terminales como RenaultToyota, Nissan Peugeot registran una suba superior al 20% durante los ocho primeros meses del año.

Otra automotriz como Honda (de la mano de su último lanzamiento, la HR-V) muestra incluso una mejor performance: sus operaciones acumulan un alza de más del 60 por ciento.

Y si se hace referencia a tasas de variación, entonces es fundamental analizar el boom de ventas que están experimentando algunas marcas importadas, tras los cambios en las reglas de juego. Compañías como Jeep, BMW o Mini están registrando crecimientos superiores al 200 por ciento. 

En el Gobierno confían en que los «brotes verdes» que se observan en las ventas, pronto se replicarán a nivel productivo, principalmente por los anuncios de inversión que comenzarán a concretarse y que permitirán revertir la caída que está sufriendo esta rama de actividad.

Fiat tiene comprometido un desembolso de u$s500 millones para la planta de Ferreyra, Córdoba, donde fabricará un nuevo modelo para el segmento autos.

Nissan-Renault acaba de ratificar la suma de u$s800 millones para producir dos nuevas pickups(NP300 Frontier y Alaskan), un nuevo utilitario de carga y el Logan, Sandero y Sandero Stepway, modelos que hasta ahora se importan de Brasil.

Volkswagen no se quedará atrás e invertirá u$s100 millones para el restyling de la Amarok.

Como se observa, gran parte de los proyectos están vinculados con la fabricación de «chatas«, lo que permitirá que la Argentina se consolide como uno de los grandes polos de producción de pick-ups a nivel global.

La variedad de modelos de camionetas que llegaron al mercado permitieron que este segmento sea hoy el de mayor crecimiento después detrás del de autos importados de alta gama.

Incluso, las ventas de pick-ups superan a la de vehículos masivos. 

Si se comparan las cinco «chatas» medianas líderes en patentamientos respecto de los cinco autos másvendidos, se observa que las primeras se expanden a una tasa del 16%, mientras que los segundos crecen a un menor ritmo: 4 por ciento.

En más, si la comparación se extiende a los diez modelos más comercializados en cada categoría se observa que:

• Las camionetas acumulan una suba de casi 30%, gracias al dinamismo de nuevas propuestas, como la Renault Oroch o la Fiat Toro.

• Los autos, en cambio, crecen a una tasa promedio incluso má baja, del orden del 2%. 

Alzas y bajas
Las pick ups son el fenómeno del momento, al punto tal que durante varios meses el modelomás vendido de la industria ha sido Toyota Hilux.

Según explicaron en un concesionario de la marca, la recuperación del sector agropecuario es clave, porque esta actividad históricamente es un mercado clave para las «chatas”.

El hecho de que haya mejorado la rentabilidad de los hombres de campo sin dudasincentivó los negocios.

No es un dato menor que actualmente un productor maicero o triguero necesite entre un 40%y un 50% menos de su cosecha para comprar una pick-up promedio, respecto de 2015.

Sin embargo, no es el único factor que sirve para explicar esta tendencia.

Desde las terminales aseguran que todavía se está viendo el envión que se vio en el mercado entre 2014 y 2015, cuando el impuesto interno afectó a los modelos de alta gama y los SUV, y gran parte de los compradores se volcó a las pick-ups, que no pagaban ese tributo.

En 2016, si bien el impuesto interno se redujo y las 4×4 tradicionales bajaron sustancialmente de precio, el segmento mantiene su protagonismo y las ventas siguen en aumento.

Para las automotrices, esto significa que muchos usuarios que probaron las pick-ups se quedaron en la categoría aún pudiendo acceder a otro tipo de vehículo.

“El comprador hoy representa una mezcla de perfiles. Realmente se modificó”, afirmó a este medio Mariano Menendez, gerente de Producto de Ford.

También hubo una consolidación del consumidor urbano, más recreacional y familiar que elige estas camionetas con caja.

“En 2014, por la estructura impositiva que afectaba a las 4×4 de lujo, muchos compradores deSUV optaron por la pick-up. Hoy, estos clientes se quedaron en el segmento recomprando otro modelo de la misma categoría. Hemos logrado entre todos hacer crecer la torta”, agregó Menendez.

Según el directivo, cuando se le pregunta a los usuarios para qué las usa, sólo un 30% la destina exclusivamente para el trabajo, el resto le da un uso mixto.

Esto justifica que las marcas estén priorizando el confort: los clientes eligen mucho la tracción4×4, aunque no se la utilice demasiado, y caja automática, que actualmente representa el 12% de las ventas y en aumento.

En Chevrolet advierten el mismo cambio. “La pick-up es hoy un vehículo multiproposito: herramienta para el trabajo y sofisticación para uso urbano. De hecho, nuestro nuevo modelo de S10 es más tecnológico», comentó Nicolás Di Cio, gerente de Marketing de la automotriz.

Al analizar el ranking de las más vendidas, Toyota Hilux sigue siendo la número uno. 

Lleva patentadas 22.400 unidades. Fue renovada en 2015, con la llegada de la octava generación.  La más equipada, que es la SRX (sumaron otra opción) cuesta $802.000 (hace un año el precio era de $583.000).

La segunda más vendida es la Volkswagen Amarok, con 13.060 unidades. La marca fue una de las pioneras en lanzar ediciones exclusivas, tope de gama, para impulsar al segmento de los compradores “no tradicionales”. 

La última variante presentada fue la Black Edition. El precio de este modelo es de $765.000. Además, tiene la versión Ultimate AT, con un valor de $805.500 (en septiembre de 2015 salía $515.000).

Ford Ranger, también renovada en abril pasado, es la tercera en completar en podio. Se vendieron hasta el momento poco menos de 12.000 unidades. El precio de la versión más equipada, la Limited, es de $792.200. Hace un año, por el mismo modelo, se pagaban $572.000.

La cuarta pick-up más vendida es la Chevrolet S10, con 5.123 patentamientos en el año. Pero se espera que recupere posiciones, dado que en julio presentó la última renovación de este modelo, que llega con un precio especial de $735.000. 

Entre las medianas, el top five se completa con la Nissan Frontier, que se relanzó en enero de este año.

Se vendieron hasta el momento 883 unidades. Se ofrece en tres versiones, y es uno de los pocos modelos que tienen una bonificación.

Si dentro del segmento se consideran los dos modelos que se lanzaron este año y queinauguraron una nueva categoría entre las pick-ups más chicas y las medianas, el quinto puesto sería para Renault Duster Oroch, con 4.888 patentamientos. 

Por otro lado, con la Toro, presentada en mayo, Fiat ya logró vender 1.335 unidades,venciendo a la Frontier.

Los premium


Los autos de alta gama también son los que más ganan en 2016. En este caso, la reduccióndel impuesto interno fue determinante.

Cuando el kirchnerismo introdujo cambios en el tributo, los importados pegaron un salto deprecios de hasta el 100%.

Con la corrección que introdujo el Gobierno de Macri, todo ese consumo postergado durante dos años se tradujo en un boom de ventas.

A esto se le sumó el levantamiento del cepo y el fin de las restricciones a las importaciones, lo que ayudó a incrementar los niveles de oferta y a ampliar el menú de opciones.

Marcas líderes, como es el caso de Mercedes Benz, Audi y BMW, presentaron en la Argentina los últimos lanzamientos a nivel mundial.

Tampoco es un dato menor que Ford haya decidido, por primera vez en su historia, vender el Mustang en la Argentina; o que Jaguar haya lanzado un nuevo modelo y proyecte vender 40 unidades en 2017, un dato interesante para un auto que supera los 70.000 dólares.

En concesionarios consultados de BMW y Mercedes Benz explicaron que muchos clientes convehículos seminuevos de marcas premium, patentados en 2011 o 2012, llegaron este año para cambiar sus unidades, una decisión que había quedado pendiente desde que el mercado se alteró como consecuencia del gravamen.

Hay otro factor que está influyendo: con un dólar estable tras la devaluación, y una inflación que no se moderó sino hasta agosto, la brecha de precios entre los modelos premium y los tope de gama de marcas masivas se achicó.

Entre las marcas que vienen liderando las subas figuran Jeep, que patentó 1.800 vehículos entre enero y agosto, frente a los menos de 250 logrados en igual período de 2015 (suba del650%).

Le siguieron BMW (350%), Mini (230%), Volvo (174%) y Subaru (172%).

¿Por qué crecen menos los masivos?
Frente a esta realidad de los premium e importados, el segmento de autos más “populares” se recupera a un ritmo más lento.

Si bien es el corazón de la industria y donde se concentran los grandes patentamientos, el comprador, con el “peso justo”, sigue siendo cauto a la hora de decidir el cierre de una operación.

La clase media se ha visto afectada por la inflación y la suba de las tarifas. 

Según Ecolatina, el salario real durante los primeros meses del 2016 «mostró una contracciónsignificativa». 

El temor a perder el empleo y la caída de las expectativas a futuro, que dominaron la primera parte del año, fueron otros de los factores que jugaron en contra. 

Otra variable que no ayudó a darle más dinamismo al sector es que el 70% de las operacionesde compra de un 0km se hacen mediante la entrega de un usado. Y hoy, tanto compradores como vendedores no logran ponerse de acuerdo sobre el precio.

“La mayor cantidad de operaciones de venta de un 0km se hace tomando un usado. El problema es que los propietarios no quieren resignar valor, y los autos seminuevos están hoysobrevaluados”, explicó Alberto Príncipe, de la Cámara de Comercio Automotor.

Lo que sí permitió darle impulso al sector fueron las agresivas promociones a las que apelaron las terminales, una tendencia que fue posible debido a la crisis de Brasil, que tenía un gran stock sin colocar y exportó unidades a la Argentina a precio rebajado. 

Camiones, hacia abajo
El nivel de actividad fabril registró en julio una contracción interanual del 7%, según estimaciones de la Unión Industrial Argentina (UIA).

En tanto que en los siete primeros meses del año, la producción refleja una merma de 4,4%frente a igual lapso de 2015.

Este contexto no ayudó a impulsar la venta de camiones, que registra una baja acumulada de casi 17%. 

Sin embargo, en sintonía con los primeros «brotes verdes» que está mostrando la economía y la mejora de las expectativas, la comercialización de vehículos pesados está experimentando un cambio de tendencia: en agosto se registró un alza interanual del 5 por ciento. 

Respecto del mercado en general, el consenso entre los directivos de automotrices es que este 2016 podrían llegar a patentarse más de 720.000 unidades, una cifra muy positiva si se tiene en cuenta que hasta hace unos meses la meta era menor a los 650.000 autos. 

Si se confirma esta cifra, el negocio de los 0Km mostrará un punto de inflexión: significará lamejor marca desde 2013, justo antes del incremento de las trabas a las importaciones y del “impuestazo” fijado por el kirchnerismo.

Previous Horóscopo para hoy viernes 16 de septiembre de 2016
Next Aenean venenatis sapien quis enim tristique nec