El gobernador de Jujuy opinó en TN sobre la casa donde Milagro Sala espera el Juicio diciendo: “¿El Smart y los Cinquecento eran para pasear a los chicos?”

 

 

 

El gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, sostuvo hoy que le da “mucha bronca y sensación de injusticia” ver a la dirigente Milagro Sala en su “chalet de fin de semana” cumpliendo prisión domiciliaria y consideró que es un “privilegio que tiene una persona que ha delinquido”.

Morales también criticó la versión de la defensa de Milagro Sala de que la casa donde cumple prisión domiciliaria iba a ser un centro de rehabilitación de adicciones: “¿El Smart y los Cinquecento eran para pasear a los chicos?”.

“Da mucha bronca y una sensación de injusticia, no puede ser que haya un trato para algunos delincuentes y otro trato para otros”, remarcó Morales, en referencia a las apariciones públicas de Sala desde el balcón de la casa de la localidad de El Carmen, al sur de la capital jujeña.

Se trata de “una persona que ha cometidos delitos económicos, de corrupción y con situaciones de violencia, de amenazas”, agregó.

Morales, en declaraciones a TN, apuntó contra la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que recomendó la prisión domiciliaria de Sala y afirmó que ese medida fue “una proclama política”.

“El tema central está en la resolución de CIDH que una proclama política, una comisión que ha sido la columna vertebral de la lucha por la verdad y la justicia en la década del 70 y del 80″, dijo Morales. Y agregó que “hay un gobierno que se fue que ejerce mucha influencia sobre los organismos internacionales”.

Añadió: “Creo que un tema que tenemos que estudiar el conjunto de las naciones que integramos el sistema americano de derechos es ver qué es lo que está pasando porque de pronto hay mucha posibilidad y capacidad de influencia del kirchnerismo del CELS, que desde el caso Milani el CELS terminó mutando en una organización del kirchnerismo”.

Por otra parte, Morales pidió “discutir” el código procesal porque presenta “tantos vericuetos” que, según su opinión, demora los juicios.

“Hay un falso garantismo allí”, dijo, porque “el derecho fundamental de una persona es tener una sentencia absolutoria o condenatoria”.