Promete reducir la emisión de gases contaminantes al medio ambiente.

 

 

Audi anunció que fabricará 400.000 litros anuales de e-diésel, un combustible alternativo que estuvo desarrollando durante los últimos tres años. Se obtiene con agua y dióxido de carbono a partir de fuentes de energía renovables.

 

 

A grandes rasgos, el proceso consiste en calentar agua a más de 800 grados hasta que se dividan sus moléculas en hidrógeno y oxígeno a partir de electrolisis. El hidrógeno se introduce en un reactor junto al CO2 captado del medio ambiente y de una planta de biogás. Con electricidad, se los somete a una presión y temperatura específica para obtener un hidrocarburo parecido al petróleo en crudo y refirnarlo hasta adqurir el e-diésel.

Todo esto se realizará en una planta hidroeléctrica de Laufenburg, Suiza. Colaborarán con Audi otras firmas, con el objetivo de suministrar electricidad constante de fuentes renovables. Los costos de producción del combustible no fueron revelados.

 

Audi espera comenzar a fabricar el e-diésel en 2018. La firma de los anillos asegura que podrá combinarse en cualquier proporción con el diésel convencional o utilizarlo sin mezcla, a fin de reducir el balance de emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera.