¿Qué haría el hombre más rico del mundo si viviera con dos dólares al día, como los casi mil millones de personas que viven en extrema pobreza?

“No hay una sola respuesta correcta, por supuesto, y la pobreza es diferente en cada lugar”, escribió en un post reciente titulado “Por qué criaría pollos”.

“Pero a través de mi trabajo con la fundación, he conocido a muchas personas en los países pobres que crían pollos, y he aprendido mucho sobre los pormenores de poseer estas aves. Es bastante claro para mí que cualquiera que viva en extrema pobreza está mejor si tiene pollos”.

“Lo haría por cuatro razones principales: son baratas y fáciles de cuidar, son una buena inversión, comer pollo (y huevos) es bueno para ti, y pueden generar ingresos que empoderan a las mujeres para que asuman roles empresariales activos en su comunidad.”

Como informa Chris Weller de Tech Insider, “A través de investigaciones y viajes a África Occidental, Gates ha encontrado que después de un período de tres meses, un propietario típico de ocho a diez pollos puede producir una bandada de 40 pollos. A 5 dólares por pollo, según Gates el precio promedio en África Occidental, un propietario puede ganar más de 1.000 dólares al año. La línea de pobreza extrema, mientras tanto, ronda los 700 dólares al año”.

Melinda Gates cree lo mismo que su marido. Por eso su fundación se ha asociado con Heifer International, una organización benéfica que dona ganado a familias pobres de todo el mundo, y se ha fijado como objetivo ayudar al 30% de las familias del África subsahariana a criar pollos, partiendo del 5% actual.

“Suena gracioso, pero lo digo en serio cuando digo que estoy entusiasmado con las gallinas”, escribe Gates.