Les van a cambiar la vestimenta y ya no estarán en las notas televisivas ni desfilando en los boxes.

 

 

Los organizadores del Súper TC 2000 y TC 2000 se suman a los cambios sociales que se están dando dentro del país y el mundo. En este sentido, desde la organización han decidido eliminar el uso de las promotoras como meros productos para exhibir publicidad.

La decisión fue tomada en conjunto con los equipos, marcas y sponsors. De esta manera, una de las categorías del automovilismo argentino se suma a la decisión que tomaron desde la Fórmula 1 de eliminar unas de las funciones de las mujeres dentro de las carreras.

 

 

En este sentido, informaron que promoverán la incorporación de personal de ambos sexos para funciones promocionales, con una vestimenta similar a la del resto del equipo, y eliminará la exhibición de las promotoras como fondo de las notas de televisión o audiovisuales de la transmisión oficial.

“Esta decisión no afecta las fuentes de trabajo del personal actualmente dedicado a funciones promocionales, sino que posibilita, aún más, la creación de nuevas acciones activas, que involucrarán con mayor presencia al cliente dentro del evento”, explicaron.

Además, explicaron que a partir de ahora, estará prohibida su participación en la calle de boxes, el personal de promociones estará habilitado para desempeñar sus funciones tanto en el paddock como en los patios de boxes y de marcas.

 

5

 

Pero las promotoras defienden el trabajo como una forma de poder solventar sus gastos ya que ganan entre 3.500 y 4.500 pesos por carrera. Por ejemplo en Río Negro, donde comenzará el año automovilístico nacional, el Partido Socialista exigió al gobierno provincial “no auspiciar ni contratar servicios u ofrecer beneficios tributarios a empresas que contraten mujeres con determinadas características físicas como promotoras”.

El presidente del partido rionegrino, Paolo Etchepareborda, presentó en 2017 un escrito en donde considera que estas prácticas son “violatorias de la Ley Nacional N° 26.485, por ser discriminatorias, sexistas y de violencia simbólica e institucional contra la mujer al tener primordialmente una función meramente ornamental y sexista. En el camino de eliminar la violencia hacia las mujeres y erradicar los femicidios, es necesario que el Estado comprenda la estrecha relación que existe entre las prácticas de violencia más extremas con los patrones culturales y sociales que son tomados por hombres durante toda su vida y que les hacen creer que las mujeres son objetos de los cuales pueden disponer”, advirtieron.

 

5

 

 

En Rosario, organizaciones defensoras de los derechos de la mujer solicitaron que en las competencias automovilísticas locales se imite la decisión. Sofía Botto, representante de la organización Mujeres de la Matria Latinoamericana (Mumalá), dijo que “se va a ser un pedido formal al Autódromo Municipal para que ya desde la próxima competencia se aplique esta medida, para luego seguir con otras cuestiones muy naturalizadas que tienen a la mujer como objeto”.

Esta decisión se produce tras la aparición del movimiento #MeToo (#YoTambién) por el que mujeres de todo el mundo denuncian la violencia sexista. En ese marco, los elogios no tardaron en llegar. “Gracias a la Fórmula 1 por haber decidido acabar de utilizar a las Grid Girls. Otro deporte hace una clara elección en cuanto a lo que desea representar”, felicitó la asociación británica de promoción del deporte femenino Womens Sport Trust, entre otras.

 

6

 

Los pilotos y el público que se identifica con las carreras, no piensan lo mismo. En una encuesta realizada por el grupo de comunicación Sky Sports el 70% de los sondeados lamenta la decisión.

“Pueden decir que soy anticuado pero para mí las Grid Girls forman parte del espectáculo tanto como los coches, las escuderías y los pilotos”, reaccionó en Twitter el piloto alemán de la Fórmula E Maro Engel.

 

5

Otros pilotos de la Fórmula 1 como Sebastian Vettel (Ferrari) criticó que en el Gran Premio de Mónaco de 2015 las promotoras fueran sustituidas por hombres, “¿Qué interés tiene llegar a estacionar detrás de George o Dave?”, dijo.

Mientras que algunas promotoras salieron a defender la actividad. “El prejuicio que se tiene hacia las promotoras del automovilismo es muy grande. Cuando me ofrecieron trabajar me lo replanteé bastante. Yo soy mamá. Tengo un hijo de 5 años. Y laburar como promotora me da la libertad de poder elegir los días para trabajar y así pasar más tiempo con él. A medida que pasó el tiempo y conocí ese mundo, me di cuenta de que estaba equivocada y nada era como lo pensaba. Creo que los límites lo pone cada uno”, explica Belén Matus, de 25 años, oriunda de Buenos Aires.

“Es un trabajo como cualquiera. Yo vivo en Santa Fe y me mandan por mails los pasajes para ir en micro al lugar en donde se desarrolle la carrera. Casi siempre llego el viernes y me voy el domingo cuando termina. Me pagan el hotel, las comidas y el trabajo. Puede ser de $3.500 a $4.500. Es simple, solo sacar la cuenta. Además soy profesora de educación física. Ser promotora es un trabajo, en donde lo que gano me sirve para pagar mis gastos”, dijo Cleo Caballero.