TECNOLOGÍA Y POLÍTICA

 

Algo extraño está sucediendo en Estados Unidos con algunas empresas chinas de smartphones. CNBC ha publicado una información según la cual los responsables de las principales agencias de seguridad del país recelan de los productos de firmas como Huawei o ZTE.

Según lo que publica este medio estadounidense el director del FBI, Chris Wray, ha declarado en el Comité de Inteligencia del Senado el pasado martes que “estamos profundamente preocupados por los riesgos de permitir que cualquier empresa o entidad que está en deuda con los gobiernos extranjeros que no comparten nuestros valores para ganar posiciones de poder dentro de nuestras redes de telecomunicaciones”.

 

 

En la noticia se alude también a que los responsables de las principales agencias de Estados Unidos han manifestado sus dudas sobre si los empleados públicos deberían usar terminales de Huawei y ZTE. Dos de las principales empresas chinas productoras de teléfonos móviles, que es sabido que son cercanas al Gobierno Chino. ZTE de hecho incluso fue sancionada por romper el embargo comercial contra Corea del Norte.

Hace poco nos enteramos que el operador de telecomunicaciones AT T había cancelado en el último momento un acuerdo con Huawei para la distribución de algunos productos de la empresa china. Varios medios apuntan a presiones del Gobierno de Estados Unidos. La situación de tensión es tal que incluso la administración Trump dijo que contemplaba nacionalizar la red 5G de Estados Unidos para evitar que empresas extranjeras accedan a los datos que circulen por ella.