POLÉMICA

 

La empresa que tiene varios medios de comunicación decidió echar a uno de sus empleados por un mensaje que publicó en contra de Andrés Manuel López Obrados

 

 

Televisa comunicó que decidió despedir a uno de sus periodistas, Ricardo Alemán, porque reposteó en Twitter un mensaje que fomentaba la violencia en contra de del candidato a presidente por México, el izquierdista Andrés Manuel López Obrador.

Televisa expuso en un comunicado que rechaza “cualquier expresión que incite o avale la violencia. Ante esas manifestaciones solo cabe la más contundente y directa condena”. Alemán, Premio Nacional de Periodismo 2005, publicó el sábado en Twitter una imagen en la que se leía: “A John Lennon lo mató un fan. A Versace lo mató un fan. A Selena la mató un fan. A ver a qué hora, chairos” (como algunos llaman despectivamente a los seguidores de López Obrador).

 

Después de un alud de críticas de otros periodistas y usuarios de redes, Alemán borró el tuit y se disculpó a través de un video. Ricardo Alemán conducía el programa La Mudanza en el canal Foro TV de Televisa. “Estamos obligados a dar por terminada la relación laboral con el periodista”, concluyó el comunicado de Televisa.

La cadena, una de las más importantes de habla hispana, destacó que toma la decisión dado el “contexto de polarización política y social” en el actual proceso electoral que culminará el 1 de julio con la elección del próximo presidente, de legisladores del Congreso bicameral y distintos cargos estatales y municipales.

Alemán respondió en Twitter que respeta la decisión de Televisa, y que también el Canal 11 mexicano canceló su programa Despertador Político. “Ganó el linchamiento y el reclamo a la censura! Los demócratas de Morena!”, el partido de López Obrador, escribió el comunicador. López Obrador, que por tercera vez busca la presidencia luego de intentarolo en 2006 y 2012, ha sido particularmente renuente a dar entrevistas, pero la noche del jueves participó en un programa de Televisa en el fue interrogado sobre supuestos nexos con el gobierno de Venezuela y el chavismo, mismos que rechazó al considerar que esos rumores forman parte de “una guerra sucia”.

La OEA manifestó en marzo su preocupación por el recrudecimiento de la violencia política en México. Sólo en la última semana fueron asesinados cuatro políticos, uno de ellos alcalde en función y otro con licencia para reelegirse por el mismo cargo.