El mundo de la ciencia recibió una cachetada en lo que hace a la divulgación de nuevos descubrimientos. Es que demostraron cuan fácil es publicar mentiras en medios de renombre

 

 

En días en los que es común consumir noticias falsas, periodistas de dos medios alemanes se las ingeniaron para publicar un artículo en un claro ejemplo de lo fácil que resulta hace que las fake news -noticias falsas- engañen hasta al más atento.

Periodistas de dos medios alemanes lograron publicar en una revista científica de poco renombre un falso estudio sobre el cáncer, en el marco de una amplia investigación sobre las publicaciones poco escrupulosas, informó el jueves el diario francés Le Monde.

 

 

Según reportó la agencia AFP, la investigación pretendía demostrar que cualquier persona, a cambio de dinero, puede hacer pasar una noticia científica falsa por una verdadera. Periodistas de dos medios alemanes, el diario Süddeutsche Zeitung y la radio pública NDR, transmitieron a la revista Journal of Integrative Oncology “los resultados de un estudio clínico que aseguraba que el extracto de propóleo era más eficaz contra el cáncer colorrectal que las quimioterapias convencionales”.

El propóleo es una sustancia resinosa de los árboles, transformada por las abejas para construir los alvéolos de sus colmenas. “El estudio era ficticio, los datos inventados, y los autores, afiliados a un instituto de investigación imaginario, tampoco existían. La publicación fue no obstante aceptada en menos de 10 días y publicada el 24 de abril”, según Le Monde.

Además el artículo en su conclusión habla de otro tema que no tiene nada que ver con el cáncer, esto es, el efecto de los masajes en las enfermedades tromboembólicas. La revista es publicada por un editor indio, Omics. La ministra alemana de Investigación, Anja Karliczek, se felicitó de que “este tipo de errores salgan a la luz” y se pronunció a favor de una investigación para determinar cómo este estudio pudo ser publicado, “por el propio interés de la ciencia”, dijo, citada por la agencia de prensa DPA. Pero según Le Monde, se trata de un fenómeno generalizado. “Decenas de editoriales poco escrupulosas” “crearon centenares de revistas en acceso libre con nombre rimbombante, con una verdadera apariencia de publicaciones serias”.

Este tipo de revistas no controlan la calidad de los trabajos presentados y reclaman a sus autores “varios centenares de euros” por artículo, según Le Monde y NDR. En las revistas más prestigiosas, para publicar un estudio, se requiere previamente el examen por parte de científicos expertos en la misma materia, un proceso de validación que dura por lo general varios meses y no se paga en contrapartida