Por la devaluación y el ajuste, la pobreza se disparó al 33%


Dramático informe de la Universidad Católica.

 

 

 

La grave crisis económica y las prácticas recomendadas por el Fondo Monetario Internacional (FMI), sumadas a la devaluación del peso, ya han comenzado a impactar en la economía doméstica de manera alarman.

Según el último informe del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), el índice de pobreza se ubicaría en torno del 33% al finalizar el año, tras la fuerte devaluación del peso. Además, si no hay reactivación en la economía, la indigencia pasaría a afectar a uno de cada diez argentinos.

“El momento es este”, advirtió el economista Agustín Salvia, director del observatorio. Y agregó: “en nuestras mediciones, el máximo anterior de pobreza en la última década fue 32% y 33% tanto en 2010, como en las devaluaciones de 2014, y en 2016, es decir que ahora se aproximaría a los peores momentos de los últimos 10 años”.

Asimismo, indicó que la situación social es parecida a la época del ‘90 y aseguró que hay algo que no parece modificarse en la Argentina: este mismo patrón se repite en la pobreza estructural, la cual en los mejores momentos económicos, no baja del 25%. “Un cuarto de la población argentina se encuentra en situación de postergación económica”, agregó Salvia, y alertó: “si este escenario no se modifica, la indigencia pasaría a uno de cada 10 argentinos”.

En este sentido, el economista precisó que uno de cada tres hogares tienen prestaciones o programas de transferencias sociales y aseguró que en los últimos 10 años aumentaron los programas pero la pobreza igualmente está estancada. “Un cuarto de los argentinos está por fuera del sistema de seguridad social. La Argentina es vulnerable, un tercio no vive bien y está desprotegida”, sostuvo.

Según los datos de la UCA, el 62% de los hogares del país tienen al menos una carencia y el 38,5% dos o más.

El investigador explicó que hay sectores de la pobreza, denominados aspiracionales, que no quieren salir de su situación con un plan sino con trabajo, y añadió que hay otros que lo necesitan pero no acceden por extrema marginalidad. “Pensemos que la Argentina que viene no es una Argentina fácil, y lo que viene no viene naturalmente, porque lo que viene naturalmente es una versión ampliada de esto. En cualquiera de los modelos político económicos de la última década éste es el resultado”, graficó.

 

 

Fuente: lagaceta.com.ar

Previous Se perdió el 43% del primer envío del FMI
Next El que quiere dólares, tendrá dólares, Leliq o Nobac: el Banco Central arranca con su plan "Lebac Cero" ante un mercado híper sensible