El Ministerio de Desarrollo Económico y Producción respalda estudios de investigación en diferentes localidades jujeñas luego de 30 años del último relevamiento de estas características en la región, apostando a propiciar  inversiones, delinear ejes sustentables y transparentar con datos científicos el potencial de la provincia.

 

 

 

Así lo afirmó, el secretario de Minería e Hidrocarburos, Miguel Soler, de cara a los trabajos en terreno ejecutados por especialistas del Servicio Geológico Minero Argentino (Segemar) y el Servicio Geológico Minero Chino, como parte de un convenio para confeccionar la hoja geoquímica Jujuy-Salta. Los estudios abarcan el sector centro sur de nuestra provincia y el sector centro norte de la jurisdicción salteña, y sus alcances fueron analizados junto al director provincial de Minería, Waldo Chayle, y el referente del Segemar Jujuy, Rolando Cabrera.

“Esto es clave para poder seguir apostando al desarrollo de Jujuy. La información que se está compilando puede ser utilizada por múltiples actores interesados, como investigadores de temáticas ambientales, agronómicas, exploratorias y hasta para forestación”, ponderó Soler.

Mencionó que la provincia ya cuenta con datos precisos de la región noroeste, por lo que esta información permitirá conocer todo el territorio. “Necesitamos que los recursos naturales sean conocidos y sean desarrollados en su máximo potencial, considerando que sean siempre sustentables y que cuidemos a la gente”, subrayó el funcionario.

Soler resaltó además que la iniciativa forma parte del proceso de transparencia que lleva adelante el Ejecutivo Provincial.“Cuanto más información mostremos y sea más accesible, nos va a permitir la generación de ideas innovadoras y proyectos a partir del uso de esa información; también posibilitará a inversores nacionales y extranjeros conocer más de nuestro territorio y tomar decisiones basadas en datos concretos”, dijo.

Por su parte el director de Minería Waldo Chayle aseguró “esto va a servir en el futuro como un aporte más para algunas empresas mineras que podrían instalarse en la región, o para estudio de suelos que muchas veces por los costos no se realizan”.

“Los estudios que se hicieron hace 30 años se usaron para muchos proyectos mineros. Hoy se concretan en áreas muy importantes, por el nivel de asiento poblacional”, acotó el referente, ponderando la importancia de definir científicamente las condiciones donde conviven estos conglomerados.

Detalles del estudio

Rolando Cabrera, referente del Segemar -delegación Jujuy – se refirió a los muestreos efectuados cada 4 kilómetros cuadrados en diferentes sectores “para posteriormente ser analizados y tener una radiografía de las características del suelo en el área de trabajo”. Dicha área abarca una superficie de aproximadamente 16.500 km2.

Remarcando que hace unos 30 años atrás se cumplió un estudio exhaustivo como éste, en el marco del  denominado “Plan NOA”, afirmó que se busca actualizar la “información geoquímica y geofísica, conformar hojas geológicas y cartas minero-metalogenéticas”.

La investigación se viene realizando desde el año 2009, obteniendo en 2010 “toda la información sobre la geoquímica del área de Pirquitas”. Desde 2015 a la fecha se avanza en la cartografía de la hoja Jujuy- Salta, manifestó Cabrera. Las actividades en campo cuentan con el consentimiento de las comunidades involucradas, previa información a las autoridades de las diferentes jurisdicciones sobre la metodología empleada.