En el marco del inicio de la discusión en Diputados sobre los números para el año próximo, la fuerte presión opositora habría generado que el macrismo tenga que entregar algo que antes no aceptaba ni debatir en TV: la capacidad del jefe de Gabinete para reasignar a dedo recursos como los que llegan del Fondo. Mirá de qué se trata.

 

 

 

Presionado por la férrea negativa de la oposición a que se le imponga un proyecto de Presupuesto 2019 de fuerte ajuste, Cambiemos tuvo que entregar una importante prenda de negociación que, justamente, significa un duro ajuste político a tal vez el lugarteniente más fiel de Mauricio Macriel Gobierno se resignó a eliminar el “superpoder” de Marcos Peña para manipular a dedo los dólares frescos que ingresen a las arcas públicas de “préstamos de organismos financieros internacionales y/o Estados Extranjeros”.

De aprobarse la iniciativa con esta modificación, el año próximo, cuando el Gobierno reciba la mayor parte de los dólares del Fondo Monetario Internacional (FMI), ya no estará vigente el artículo 8 por lo que el jefe de Gabinete no podrá realizar “ampliaciones” a dedo en los créditos que surjan de la ley de leyes ni modificar su “distribución” siempre que el origen del dinero sea de organismos internacionales de crédito, como el Fondo, o de otros países.

6

 

El diputado macrista Luciano Laspina anunció una serie de modificaciones al proyecto de presupuesto de 2019 para negociar un dictamen con la oposición y aprobarlo el 24, según el portal LPO.

La pérdida de poder de Peña tuvo su nacimiento en el reclamo opositor ocurrido durante la visita de Nicolás Dujovne a la Cámara baja, cuando le exigieron que los superpoderes que los jefes de Gabinete renuevan cada año para resignar partidas a gusto deberían ser eliminados en el marco de un presupuesto que se supone que busca el déficit cero.

Según el oficialismo, esos “superpoderes” seguirán vigentes pero se eliminará el artículo 8, que le permitía al ministro coordinador distribuir en gastos corrientes fondos originados por financiamiento externo. “Era una herramienta para créditos bilaterales, pero como no es condición sine qua non y para buscar consenso lo eliminamos y aclaramos que los créditos bilaterales se deban consignar con nombre y apellido”, explicaron.

No obstante, no escapó al análisis de fuentes presentes en Diputados que esta derrota para Peña, de concretarse, justo sucede en medio de la aún inconclusa firma del re-acuerdo con el FMI, organismo que tiene un sólido vínculo con quien hoy es el otro hombre poderoso del Gabinete de Macri, es decir Dujovne, el titular de Hacienda.