La autoridad monetaria cree que se mantendrá un esquema similar al de los últimos dos meses. Cuáles serán las dos “canillas” por las que llegarán dólares

 

 

¿De administrar la escasez a manejar la abundancia? La falta de dólares para cubrirla incesante demanda ha sido la constante de este 2018, que está a poco más de unmes de decir adiós.

El Banco Central, ahora con Guido Sandleris a la cabeza, logró estabilizar el tipo decambio. Bajó fuerte la compra de divisas a partir de su encarecimiento, y estoacompañado por tasas de interés aún altas y una recesión que no da tregua.

En este marco, desde la autoridad monetaria prevén un 2019 más parecido a estosúltimos dos meses que a los momentos traumáticos de 2018. “Cuando uno proyectala oferta para el año que viene, todo apunta a que el país tendrá exceso de dólares”, señala a iProfesional un importantísimo funcionario del Banco Central.

Claro que el pronóstico oficial -que hace referencia a abundancia- sólo se verificará si se mantiene la dinámica actual. En concreto, esto implica:

1.- Un fuerte freno de la demanda por parte de los particulares: el atesoramiento seredujo a u$s1.100 millones en septiembre y a u$s500 millones en octubre. Ennoviembre podría estar, incluso, un poco más abajo de esta última cifra

2.- Una caída muy pronunciada en la compra de los importadores: esto ha sidoconsecuencia del salto del dólar, que encareció los productos, y por la merma de laactividad, que golpea al consumo de bienes

3.- Una disminución de la búsqueda de dólares para cobertura: “Las empresas ahoraespeculan menos”, aseguran en los pasillos oficiales. En otras palabras, señalan quemuchas que compraban como mecanismo de resguardo no tendrán tanta necesidadde hacerlo, porque habrá menos volatilidad en el mercado.

4.- La mayor venta de billetes verdes para cancelar deudas en pesos: esto algo que yaviene sucediendo, tal como diera cuenta iProfesional. “Al final del día, se estándesendeudando y eso es un proceso positivo”, afirman desde el Banco Central.

La foto actual, con ciertos matices, es la que los funcionarios creen que podríamantenerse el año que viene pese a ser un año electoral, que suele ser más volátilque uno sin comicios de por medio. Las previsiones dan cuenta de una demanda queno se desbordará, tal como ocurrió en 2018.

Todavía está fresco un dato: entre abril y septiembre (tan sólo en seis meses), elBCRA y el Tesoro vendieron reservas por casi u$s23.000 millones y, aun así, el tipode cambio subió de $20 a $40. Es una película que el Gobierno no puede permitir quese repita.

 

 

 

Fuente: iprofesional.com