Desde la oficialización del cultivo de marihuana en la Finca El Pongo por parte del gobierno de Jujuy, proliferaron mochileros que incomodan la convivencia vecinal.

 

 

 

En Ciudad de Perico luego del anuncio del gobierno de la provincia, por la cual convierte a Jujuy en la única provincia productora de cáñamo industrial, para uso médico y recreacional de marihuana para exportación a los Estados Unidos, Canadá y otros mercados internacionales emergentes, trascendió el país.

Pero más allá de otro intento de buscar alternativas al monocultivo del tabaco, la noticia disparó la inquietud de adeptos al consumo de marihuana, algunos de los cuales escogen la ciudad de Perico para una excursión como mochileros temporales.

Esta proliferación de visitantes llegó a incomodar a vecinos de la ciudad, ya que se instalan en espacios públicos los que son alterados por sus consignas y escaso respeto a las normas básicas de convivencia. Las quejas fueron elevadas a las autoridades locales para que actúen en resguardo de las buenas costumbres.

Los foráneos apoyan el consumo legal de la marihuana, suponen que Jujuy al ser la única provincia que desarrollará el cultivo con fines de uso médico, pero también recreacional para exportación, está a la vanguardia de una posible aceptación legal del consumo.

Sin embargo, más allá de pretensiones opinables, propias de un debate nacional, los vecinos se ven perjudicados por la usurpación de espacios públicos (parques, plazoletas, veredas, etc) donde exhiben conductas reprochables que distan del buen ejemplo que todo vecino responsable aspira para el desarrollo familiar.