Reunió a los presidentes en Olivos. Estuvo el titular de Conmebol, que vaticinó que el torneo se jugará en Sudamérica.

 

 

Mauricio Macri organizó un almuerzo en Olivos con los presidentes de Chile, Paraguay y Uruguay para relanzar la candidatura conjunta para el Mundial 2030 de fútbol, luego de que la postulación quedará en jaque por el acuerdo argentino con el FMI.

Luego de participar de una conferencia de la ONU en Recoleta, el mandatario se trasladó a la Quinta de Olivos para agasajar al uruguayo Tabaré Vázquez y al paraguayo Mario Abdo Benítez, dos de los disertantes en la conferencia de Naciones Unidas. También se sumó el chileno Sebastián Piñera, que fue invitado último a la organización del Mundial.

Esa invitación no fue casual: Chile, el país con mejores índices económicos de los cuatro, fue agregado a la lista luego de que quedaran en cuestión las posibilidades económicas del trío inicial, en especial por la crisis que atraviesa Argentina que llevó a Macri a pedir ayuda al Fondo.

 

 

Durante el almuerzo, los presidentes acordaron que la postulación competirá contra otros países con el nombre “Cono Sur Americano 2030”. Los mandatarios se comprometieron a que cada país designe un Comité Organizador Local con un representante que trabajará de manera coordinada con la Conmebol. La primera reunión de los representantes de los comités se celebrará el próximo 8 de abril en la Casa Rosada.

6

 

El titular de Conmebol, Alejandro Domínguez, participó del encuentro y se mostró optimista: “Hoy creo que somos los favoritos a ganar”, dijo sobre la candidatura sudamericana.

 

Macri fue más cauteloso: “Sabemos que estamos ante competidores difíciles, por eso este trabajo tiene que empezar lo antes posible”, advirtió durante la reunión.

En tanto que Tabaré fue menos optimista aún: “El desafío de organizar este Mundial es mucho menos difícil que lo que significó para Uruguay asumir hace casi 100 años”, dijo en referencia a la organización de la Copa Mundial de 1930.

 

 

Fuente: lapoliticaonline.com