La gobernadora está molesta porque D’Alessio también la habría espiado. El suspendido fiscal complicó a la AFI y al Ministerio de Seguridad.

 

 

La suspensión y el posible jury del fiscal de delitos complejos de Mercedes, Juan Ignacio Bidone, por sus vínculos con el espía Marcelo D’Alessio agigantan el escándalo de espionaje ilegal que sacude a la política y la justicia, y empieza a mostrar algunas fisuras en el oficialismo.

La Suprema Corte bonaerense suspendió por 90 días al fiscal Bidone, que confesó que compartió y le entregó información de causas judiciales a D’Alessio. El tribunal respondió así a un pedido elevado por el procurador Julio Conte Grand, un funcionario de extrema confianza de María Eugenia Vidal. El jefe de los fiscales adelantó que promoverá el pedido de juicio político.

En la resolución en la que aparta a Bidone, la Suprema Corte sostuvo que “habría incurrido en conductas de extrema gravedad institucional que menoscaban el normal y adecuado funcionamiento del servicio de Administración de Justicia”. Es una causal para removerlo definitivamente de su cargo.

La avanzada del gobierno de Vidal contra Bidone establece una sonora diferencia con la actitud de la Casa Rosada. Mientras Conte Grand impulsó su apartamiento e inició investigaciones internas para determinar si existen más irregularidades del fiscal, a nivel nacional se protegió a Carlos Stornelli (sobre todo Elisa Carrió) y el presidente Macri ordenó echar al juez Ramos Padilla, en una jugada que no hizo más que alimentar el escándalo.

 

 

Según supo LPO, la gobernadora está más que molesta porque D’Alessio también habría realizado inteligencia ilegal sobre ella y parte de su gabinete. Así lo reveló el periodista Carlos Pagni, que sostuvo que el falso abogado informaba al ex comisario Ricardo Bogoliuk “de cuestiones que tienen que ver con la vida personal de María Eugenia Vidal y con relaciones entre el gobierno de la provincia y un medio de comunicación”.

6

 

Este medio ya había revelado que el detenido Bogoliuk, aparentemente ligado a la número dos de la AFI Silvia Majdalani, ya habría estado vinculado con el espionaje ilegal al ministro de Seguridad, Cristian Ritondo. Por esa razón, en su momento Vidal ya le había pedido a Macri que levante las bases de la ex SIDE en la provincia.

El supuesto espionaje a Vidal de elementos ligados a la AFI amenaza con provocar un cisma interno en el oficialismo. Ni lentos ni perezosos, en el kirchnerismo están muy interesados en explotar el tema en la reunión de la bicameral de inteligencia del Congreso que se realizará este jueves con la presencia de Ramos Padilla. En el FPV esperan que salgan a la luz todos los datos del presunto espionaje a la gobernadora.

El caso Bidone

A diferencia de Stornelli, Bidone duró poco y nada en su cargo una vez que salieron a la luz sus vínculos con D’Alessio. El propio fiscal admitió en Comodoro Py que colaboraba el falso abogado, a quien le entregó información de causas sensibles para que utilizara luego en extorsiones.

 

 

Bidone está acusado de abuso de autoridad e incumplimiento de los deberes de funcionario público por haberle entregado información a D’Alessio. Días atrás su oficina y su casa fueron allanadas por orden de la UFI 8 de San Martín y le secuestraron un teléfono, una computadora y documentos.

En una presentación espontánea que hizo en Comodoro Py, el fiscal del triple crimen de General Rodríguez reconoció haberle dado a D’Alessio información sobre comunicaciones telefónicas y movimientos de Migraciones de Pedro Etchebest, el empresario que destapó la olla con su denuncia sobre una extorsión en la que involucró a Stornelli.

 

Bidone aportó un dato que podría ser determinante en la trama del espionaje ilegal. Declaró que a D’Alessio se lo presentó un agente de la AFI y que presumía de tener contactos con el Ministerio de Seguridad, además de sostener que trabajaba para las estadounidenses DEA y NSA. “D’Alessio se jactaba de trabajar con organismos de seguridad como la AFI, con jueces, con fiscales e incluso con personas del Ministerio de Seguridad de la Nación, a quienes les llevaba alguno de sus proyectos relacionados con temas de narcotráfico”, declaró el fiscal de Mercedes.

Hay que recordar que semanas atrás salió a la luz una foto de D’Alessio junto a Patricia Bullrich, presuntamente en el operativo de extradición del narco Ibar Pérez Corradi, según reveló su abogado Carlos Broitman. Pérez Corradi está acusado como autor material del triple crimen de General Rodríguez, la causa que le dio fama a Bidone.

Según supo LPO, la actuación de Bidone podría derivar en un escándalo aún mayor que el de D’Alessio y Stornelli. El fiscal de Mercedes estaría involucrado en maniobras de espionaje ilegal de la AFI. Se sabe que el mecanismo habitual para “blanquear” las escuchas ilegales es que un juez o fiscal pida intervenir teléfonos para una determinada causa y luego se usen con otros fines.

 

 

 

Fuente: lapoliticaonline.com