Tras el mínimo de hace un mes, la evaluación sobre la gestión macrista mostró una mejora, de la mano de una disminución en la volatilidad económica

Por mínima que sea, una mejora en las encuestas -en un contexto como el actual, donde la recesión se alarga y no aparecen respuestas oficiales para reactivar la actividad- es festejada en el primer piso de la Casa Rosada. Y en las últimas horas aparecieron distintos relevamientos mostrando un freno en la caída en la imagen y en la intención de votos de Mauricio Macri.

La consultora Synopsis acaba de publicar una encuesta realizada durante la primera semana de este mes, entre 2.360 personas. Es decir, luego del último sacudón cambiario, que llevó el dólar a $46, y que trajo como novedad la flexibilidad del FMI para que el Banco Central pueda intervenir en el mercado, en caso de ser necesario.

En el trabajo se percibe una leve mejora en los números del Gobierno. También, una consolidación en los guarismos de Cristina Kirchner y, en simultáneo, la estabilización de los principales precandidatos del peronismo alternativo: Roberto Lavagna y Sergio Massa.

“Luego de cuatro meses seguidos de caída en la valoración del desempeño del  Gobierno de Mauricio Macri, en mayo  se registra una recuperación de la valoración positiva (+2,3p.p.) respecto del mes pasado, al tiempo que se observa una caída en la valoración negativa (-4,8p.p.) respecto de lo observado en abril”, destaca el informe de la consultora.

 

En concreto, Synopsis midió que ante la pregunta: “Si las elecciones presidenciales fueran hoy, ¿a qué fuerza política votaría?”

 

 

Un 31,7% respondió a favor de Cambiemos; implica un 1,9 punto adicional que el mes pasado. Se trata del mejor nivel del año, lo que tonifica la recuperación de mayo.

A su vez, los candidatos de la oposición reúnen, en conjunto, el 56% del electorado. Un punto menos que el 57% conseguido en abril. Un 12,2% de los encuestados se muestra “indeciso” contra 13,2% del mes pasado.

Llama la atención los datos para la primera vuelta. en octubre. Básicamente porque se aprecia una consolidación de la polarización entre Macri y Cristina Kirchner.

Para esa primera vuelta, un 37,2% votaría por la ex Presidenta (contra 35,9% de abril) mientras que un 31,6% lo haría por Macri (contra 28,8% en abril). La cantidad de indecisos cae al 7% (versus 8,2% en abril).

Conclusión: la caída de indecisos se reparte entre Macri y CFK, con lo cual se afianza la polarización, en favor del actual jefe de Estado, que reduce de 7,1 a 5,6 puntos la diferencia que le lleva Cristina.

 

 

En cuanto al balotaje (y ya proyectando los indecisos), CFK reúne al 50,2% (vs 50,9% en abril) mientras que Macri se lleva 49,8% (49,1% en abril).

Conclusión: la diferencia entre ambos se encuentra dentro del error estadístico, que es de más o menos 2%.

En la medición sobre el nivel de “rechazo” también saca ventaja Macri. Ambos -CFK y MM- mantienen un nivel de impugnación elevado. Pero en el último mes sacó una leve ventaja el jefe de Estado.

El rechazo a Macri bajó de 49% a 48,1% el último mes. Mientras que el rechazo a CFK subió de 43,8% a 46,1%.

Resulta interesante la siguiente conclusión de Synopsis: “En materia de expectativas, en mayo seguimos viendo cierto desacople de la mirada sobre el futuro respecto de otras variables al verse afectada por la expectativa que cada uno tiene depositada en el proceso electoral. La sostenida caída del pesimismo de los últimos meses (tanto respecto del futuro del país como del futuro personal) pudieran estar vinculadas a la expectativa de cambio depositadas en el resultado electoral. De esta manera, el pesimismo tanto respecto del futuro del país (35,7%), como del futuro personal (32,5%) llegan a los niveles más bajos de los últimos 12 meses”.

 

 

Fuente: iprofesional.com/