Todo indica que el Frente de Todos cerrará su campaña para las PASO el miércoles que viene en Rosario, con un acto frente al Monumento a la Bandera. Además de los integrantes de la fórmula presidencial, Alberto Fernández y Cristina Kirchner, viajarán hasta allí los gobernadores del peronismo para expresar su respaldo a la fórmula, junto a los principales candidatos de todo el país. Será una manera de mostrar sobre el escenario el carácter federal que Alberto Fernández asegura que tendrá su gobierno en caso de llegar a la Casa Rosada.

La elección de Rosario, aseguran en el búnker albertista, no tiene más razón que ser la sede del Monumento a la Bandera, retomando la simbología nacional de lo que originalmente se iba a llamar Frente Patriótico y terminó siendo De Todos.  Hubo un debate interno acerca de si convenía o no la realización de un acto masivo, con los pro y los contra que suele acarrear. Se decidió por el sí, principalmente porque la campaña en general no hubo una movilización importante y el peronismo allí puede hacer una gran diferencia respecto a Juntos por el Cambio.

Además de movilizar a la militancia, un gran acto permite también juntar sobre el escenario a muchos dirigentes. En este caso a los gobernadores, que en el Frente de Todos esperan que resulten un respaldo decisivo para sacar una buena ventaja en el interior del país. Incluirán a los candidatos de los distritos que se votan el mismo día de las PASO: CABA, Buenos Aires, Catamarca, Santa Cruz y La Rioja.

Antes de ese acto final -que en su búnker no terminaban de dar por cerrado porque todavía restan definir detalles-, Alberto Fernández realizará otras visitas al interior. Estará en Paraná y muy probablemente vuelva a Córdoba, demostrando que considera a esa provincia clave para el resultado. El resto de los días tendrá actividades en la Provincia y en la Ciudad de Buenos Aires.