La devaluación disparó el precio de la carne: las subas llegan al 20%


La nueva escalada del dólar produjo otro aumento y muchas familias cambiaron sus hábitos de compra: cada vez se usa más el pago con tarjeta de crédito. También se incrementó el valor del pollo y el cerdo.

Hay familias que se organizan, compran en grupo las ofertas y después dividen. También hay vecinos que llevan en cantidad para obtener mejor precio y luego guardan en el freezer. En muchos casos, redujeron la cantidad de carne que compran. Y en la mayoría de las carnicerías, crecieron en los últimos meses las compras con tarjeta de crédito. Agudizar el ingenio y buscar la mejor alternativa se volvió una constante en muchos hogares: es la única manera de salir lo menos golpeado posible de la pelea con la inflación.

La disparada del dólar que se produjo luego de las PASO prácticamente no dejó a sector sin afectar. La carne no fue la excepción: los precios subieron alrededor de un 20% en promedio.

El incremento en los valores que se trasladó a las carnicerías profundizó en muchas de ellas una caída en las ventas que venía de arrastre.

Si bien la suba del dólar no tiene un impacto directo en el precio de la carne ya que el valor se rige por oferta y demanda, cada devaluación produce un cimbronazo.

“La venta bajó mucho. Se nota con lo restaurantes o rotiserías que compran menos. Los primeros días después de las elecciones, vino mucha gente a comprar pero después con el aumento bajaron las ventas”, explicó Sabrina de la sucursal de Cárnicos, ubicada en Libertad y Champagnat.

Además, aseguró que “cada vez más la gente se vuelca a las ofertas” y que crecieron los pagos con tarjeta de crédito. “Muchos clientes, al momento de pagar, prefieren conservar el efectivo y pasar la tarjeta para postergar el pago. Es algo que se ve con mucha frecuencia”, contó.

El incremento, en esa cadena, osciló entre un 15 y un 20% según los cortes. Por ejemplo, la nalga y el cuadril pasaron de costar 260 a 300 pesos.

Sube y baja

El responsable de la cadena Raffe, Antonio Bartucci, reveló que el precio de la carne subió luego de la devaluación tras las PASO, y que en los últimos días retrocedió el valor producto de la caída en las ventas. “Había subido cerca de un 25% y hace dos días bajó, aunque en menos porcentaje. Se maneja por oferta y demanda por lo que tras el aumento, cayeron mucho las ventas por lo que luego hubo otro ajuste”, contó.

Respecto al desarrollo de las ventas en los últimos meses, consideró que el consumo bajó. “La cantidad de clientes que tenemos, por suerte es la misma, pero lo que cambió es que compran menos cantidad”, puntualizó y agregó que uno de los cortes que más se vende es el asado que todavía está a 150 pesos (precio que había sugerido el Gobierno nacional hace varios meses). “Lo vendemos prácticamente al costo pero decidimos dejarlo así para que los clientes lo puedan llevar”, afirmó Bartucci.

En una sucursal céntrica de Raffe, el encargado coincidió en la cantidad de ventas se mantiene pero bajó la cantidad.

“Acá la gente gasta lo mismo, pero compra menos”, resumió y admitió que “se venden todos los cortes parejos en esta sucursal”.

Consumidores Argentinos confirmó que hubo una suba en el precio . “En los relevamientos que hicimos notamos aumentos”, señaló el referente de la Asociación, Sergio Procelli, y remarcó que en el caso de carne es una cuestión “estacional”. “Es como las verduras, tiene saltos y después se reacomoda”, dijo.

Además, la Liga de Amas de Casa aseguró que en los primeros sondeos que realizaron percibieron “aumentos importantes”.

Además de la carne vacuna, el cerdo y el pollo también sufrieron aumentos luego en las últimas semanas. En el cerdo, cuyo consumo aumentó debido a que es más económico que la carne vacuna, el incremento fue cercano al 20%. En tanto, el pollo aumentó en un porcentaje similar. “El precio del pollo es muy variable, hay muchas variaciones. Es estacional”, dijo Juan, encargado de la granja en el Paseo Alto Libertad.

Cayó el consumo

El consumo aparente de carne vacuna per cápita en el primer trimestre del año descendió 13,4% respecto al mismo período del año pasado, al caer por debajo de los 50 kilogramos habitante por año, según la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes (Ciccra).

El consumo aparente de carne vacuna (cálculo en el que se toma la producción total y a la que se le resta la exportación) en el acumulado de los primeros tres meses se situó 49,6 kg/hab/año, uno de los trimestres con menor consumo desde 1996.

Fuente: lacapitalmdp.com

Previous En Río Negro impulsan la creación de una moneda local para "oxigenar el consumo básico"
Next En Jujuy los cánceres de mama y próstata son los más comunes