Uber proyecta una suscripción mensual

Internet está transformando los hábitos sociales. La gente utiliza cada vez más su smartphone para realizar gestiones que antes le requerían de una mayor inversión de tiempo o que ni siquiera existían. El público se ha acostrumbrado a hacer todo desde su teléfono móvil y a poder disponer de un gran número de servicios a través de ese pequeño dispositivo electrónico. Las grandes compañías surgidas a raíz de las mejoras en el acceso y tratamiento de la telecomunicaciones de alcance global han tendido a unificar su oferta, tratando de ofrecer en una plataforma digital el mayor número de servicios posibles por el menor precio para el usuario.

En esta línea se empieza a mover Uber, una de las compañías líderes en los vehículos de transporte con conductor (VTC) que a medida que ha ido ampliando su mercado con la oferta de servicios alternativos le han surgido nuevas necesidades fruto de las demandas de los clientes. La gente quiere comodidad y sencillez y esto se traduce también en términos económicos. La tarifa plana ha funcionado muy bien en otras empresas, tanto de su sector com de otros, y Uber ha apostado fuerte por ello. Esta compañía creada hace diez años en California ha dado sus primeros pasos para ofrecer una suscripción mensual que englobe una buena parte de sus servicios. La experiencia en Netflix, Amazon o Spotify invitan a ser optimistas en que esta idea también funcionará en el mundo del transporte y la entrega de comida a domicilio.

La prueba piloto ha sido puesta en marcha en San Francisco, sede de la empresa, y Chicago, dos de las ciudades estadounidenses en las que la empresa está más consolidada. Mediante un bono mensual cuyo precio es de 24,99 dólares, el usuario tiene acceso a una serie de servicios como el alquiler ilimitado de bicicletas y patinetes de JUMP, la entrega gratuita de los pedidos en su servicio de comida a domicilio Uber Eats y un descuento en los viajes en sus coches VTC. El proyecto aún está en una fase inicial y necesita ir ajustándose a las demandas de la sociedad para alcanzar su definición. Esta primera experiencia marcará el camino. Las ideas que, a día de hoy, se pueden extraer de este nuevo proyecto es el coste aproximado para el cliente y los servicios que podría incluir, aunque no hay que descartar grandes cambios al respecto.

La creciente competencia en su sector es lo que ha llevado a Uber a probar esta fórmula. El objetivo de la compañía es tener un alcance mundial y en cada país pueden surgir alternativas que atraigan al público local y ante las que resulta difícil competir sin una opción global que abarque muchos servicios. La propuesta de una suscripción mensual puede recuperar a aquellos usuarios que han probado diferentes alternativas y fidelizar a los clientes actuales, que si tienen contratadas una serie de prestaciones de uso ilimitado a través de un pago mensual, no se decantarán por otras opciones y siempre acabarán desembocando en la misma plataforma.