Crisis del negocio automotor: en el año, ya hay casi 200 cierres de agencias por desplome en ventas

Es el coletazo que está dejando la crisis automotriz, con caída en las ventas que superan el 40%. El panorama es más dramático para el año próximo.

el millón de unidades que el sector automotor soñaba vender en 2020, el mercado cerrará este año con menos de 450.000 patentamientos, la mitad de la cifra alcanzada en 2017.

Sin embargo, eso no es lo que más preocupa a la industria. Para el año próximo, la cifra que esperan terminales y concesionarios es de 350.000 unidades, casi un tercio de aquel récord.

Lo cierto es que el «Plan 1 Millón» que la Asociación de Fabricantes de Automotores (ADEFA) había acordado con el Gobierno Nacional, apenas Mauricio Macri llegó a la Casa Rosada, está muy lejos de cumplirse. Y tanto las terminales como los concesionarios se habían preparado para esa meta.

Este cambio que se está viviendo no es poca cosa: la red se había expandido para atender otros niveles de demanda, decisiones que no se toman de un día para el otro y que requieren de grandes inversiones, que en muchos casos ya está en juego.

Hoy, con esas cifras previstas que ya son directamente inalcanzables, hay que «rearmar el negocio», tal como comentó el gerente de un grupo que representa a diferentes firmas en la provincia de Buenos Aires, dueño de uno de los concesionarios cuya infraestructura es la mejor de una de sus marcas en América Latina. Y este «reacomodamiento» tiene que ser rápido.

La cifra preocupa, y mucho: desde el arranque de 2019 hasta la fecha, son 180 los concesionarios oficiales que cerraron sus puertas en todo el país. Así lo confirmaron a iProfesional desde la Cámara de Comercio Automotor. Es decir, de las 800 bocas de representantes que existían, ahora apenas llegan a 600.

Ese no es el único cambio concreto que se puede verificar en el mercado, sino que está en marcha un proceso de aggiornamiento que arranca en las terminales, e involucra a todo el sector. Las decisiones van en diferentes direcciones pero apuntan a un mismo objetivo, achicar costos: 

-Cerrar puertas definitivamente de las sucursales menos rentables. 

-Mudarse a zonas más económicas para bajar los gastos de alquiler. 

-Recuperar mercado a través de ventas online y la digitalización.

-Enfocarse en los servicios de post-venta

Del «Plan 1 Millón» al «plan reducción» 

«Hay un plan concreto del sector para achicar las redes. Esto incluye bajar las persianas de algunos concesionaros y cancelar cualquier proyecto de expansión que estuviera en carpeta», señaló a este medio un directivo vinculado con una de las principales agencias oficiales de Ciudad de Buenos Aires. 

«Pasar de un negocio que llegó a 900.000 autos en 2017 a uno que apenas va a superar los 400.000 en diciembre, es verdaderamente inviable», agregó. 

Este cierre es un hecho que ya se negocia entre las terminales y sus representantes, porque no se puede prever a corto plazo una recuperación que permita seguir manteniendo las estructuras sin caer en quiebras y endeudamientos.

Honda es el mejor ejemplo. Cuando anunció que no fabricará más en la Argentina, ya confirmó el cierre de canales de venta, que pasarán de 24 a 18 en todo el país.