Alberto Fernández presentó “Argentina sin Hambre” un plan para erradicar los problemas de alimentación

El candidato a presidente destacó “tenemos que tener vergüenza de decirnos el país que produce alimentos para 400 millones de personas y no podemos alimentar a 15 millones de personas en situación de pobreza”

Durante esta mañana el candidato a presidente por el Frente de Todos, Alberto Fernández, presentó en la facultad de Agronomía de Buenos Aires, el plan “Argentina sin Hambre”, iniciativa que tiene como objetivo erradicar las problemáticas de alimentación que padecen los sectores más vulnerables de la sociedad.

Acompañado por el diputado Daniel Arroyo, quien estará a cargo de la coordinación del plan, el candidato a presidente destacó “tenemos que tener vergüenza de decirnos el país que produce alimentos para 400 millones de personas y no podemos alimentar a 15 millones de personas en situación de pobreza”, por lo cual, consideró que la iniciativa debe ser «batalla moral» y que «no se tiene que esperar un resultado electoral» para ponerla en marcha. Asimismo, sostuvo que se trata de «la primera política de Estado del siglo XXI».

Por su parte, Daniel Arroyo explicó que el plan trabajará sobre 5 ejes, entre los cuales estarán la baja de precios a la canasta básica, la entrega de una Tarjeta Alimentaria para los sectores más vulnerables, acuerdos intersectoriales, políticas alimentarias acordadas con cada provincia e infraestructura.

Sobre los acuerdos intersectoriales, Fernández expresó “olvidemos toda diferencia, juntémonos de una vez por todo a terminar con el hambre» y pidió la ayuda del sector empresario para «reperfilar los precios de la canasta básica». «No es posible que en el país del trigo y las vacas, el pan y la leche no paren de subir de precio y falten en la mesa de los argentinos», achacó. Pero reconoció «la buena predisposición» que encontró en todos los sectores a los que les presentó el plan.

El candidato valoró, entre las reacciones recogidas, la propuesta solidaria de Syngenta, multinacional semillera, para donar el 1% de su producción, algo que Daniel Funes de Rioja (titular de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios-Copal) dijo que podría extenderse al resto del sector en caso de que la economía mejore.

De la misma manera, el candidato a presidente recordó que en el combate del hambre «los más solidarios son los más pobres», en referencia al trabajo de los comedores de las organizaciones de base y sectores de la Iglesia como Cáritas y los Curas en la Opción por los Pobres.

En lo que respecta a la baja de los precios, Alberto Fernández adelantó que se aplicará la Ley de Góndolas, una de las exigencias de las organizaciones de base para que los productos de la economía popular tengan lugar en las grandes cadenas comerciales.

“Argentina sin Hambre” será un plan para poder erradicar los problemas de alimentación que viene padeciendo los sectores vulnerables de la sociedad. Sobre ello, Fernández subrayó «las sociedades más desarrolladas son las que han desarrollado el conocimiento en la inteligencia. Y cuando un chico no recibe la alimentación adecuada o la madre empieza a condenar a su hijo en el embrazo, empieza a tener un futuro incierto. Un chico mal alimentado es un chico que no va a desarrollar bien su capacidad cognoscitiva y ese chico en la sociedad del conocimiento es un chico sin futuro. no podemos mirar pasivos», afirmó.

Y también sostuvo «tenemos que empezar por incorporar a los que se quedaron fuera de la Argentina. hace 4 años que hay políticas para la mitad de los argentinos y día a día hay argentinos que se quedan al margen de la sociedad. Eso es algo que me obsesiona, la verdad es que no quiero gobernar una Argentina de unos pocos, quiero una Argentina de todos los argentinos».

Fuente: Ámbito. Com