Comenzó la transición: Macri y Alberto Fernández reunieron en la Casa Rosada


Durante el encuentro, Fernández le propuso a Macri una lista de colaboradores para que trabajen durante el período de transición

Con un encuentro a solas en la Casa de Gobierno, el presidente Mauricio Macri y su sucesor electo, Alberto Fernández, iniciaron oficialmente este lunes el proceso de transición entre sus gobiernos, que culminará el próximo 10 de diciembre con la asunción del referente del Frente de Todos.

Durante el encuentro, que se desarrolló en un clima de amabilidad, Alberto Fernández le propuso a Macri una lista de colaboradores para que trabajen durante el período de transición, que se extenderá hasta el 10 de diciembre, cuando efectivice el traspaso de autoridades.

Los nombres sugeridos por el presidente electo forman parte de su equipo de trabajo: se tratan de su jefe de campaña, Santiago Cafiero, el ex secretario de Finanzas de la Nación, Guillermo Nielsen, y los economistas Matías Kulfas y Cecilia Todesca.

Tras la reunión, que se extendió por una hora, Fernández se retiró hacia sus oficinas del barrio porteño de San Telmo y afirmó que fue «positivo» el encuentro con el mandatario nacional.
Macri y Fernández compartieron una charla y se mostraron sonrientes y dándose la mano en una fotografía que difundió Presidencia de manera oficial luego de la cita.

En una segunda imagen, se los observa sentados frente a frente en la oficina presidencial.

El encuentro marcó el comienzo formal de la transición entre ambos gobiernos, algo que no había ocurrido durante el cambio de mando entre la ex mandataria Cristina Kirchner y Macri, en 2015.

La reunión se produjo en momentos en que transcurre en una jornada tensa con el dólar, luego de que el Banco Central anunciara el endurecimiento del cepo para la compra de la divisa norteamericana.

Posteriormente, Fernández se fue del edificio gubernamental acompañado por su vocero, Juan Pablo Biondi, sin formular declaraciones a los periodistas que allí lo esperaban.

En las inmediaciones de la Casa de Gobierno lo aguardaba además un grupo de militantes y curiosos que querían saludarlo tras la victoria nacional.

Al arribar a sus oficinas del barrio porteño de San Telmo, el presidente electo afirmó que el encuentro con Macri fue «positivo».

Luego de una hora de reunión en la Casa Rosada, Fernández llegó a sus oficinas de la calle México y en un breve diálogo con la prensa valoró la cita con el jefe de Estado.

Está previsto que el mandatario electo se quede en sus oficinas y allí mantendrá distintos encuentros durante toda la jornada.

En medio de una intensa lluvia, el mandatario electo Alberto Fernández arribó este lunes a la Casa Rosada puntual para la cita con Mauricio Macri y lo primero que hizo fue fundirse en un abrazo con el histórico fotógrafo presidencial, Víctor Bugge.

Conocidos desde su época de jefe de Gabinete, Fernández saludó con afecto al fotógrafo oficial, la primera cara conocida que vio al arribar a la Casa de Gobierno, que lo albergará a partir del 10 de diciembre.

Como testigo directo, en el primer relato sobre el momento del encuentro Bugge aclaró que Macri y Fernández «se recibieron muy bien» y destacó «la buena onda de ambos», aclarando que de los «otros temas» no sabe nada porque «no» es de su competencia y se retiró tras la toma de la foto. 

Conocidos desde su época de jefe de Gabinete, Fernández saludó con afecto al fotógrafo oficial, la primera y la última cara conocida que vio al arribar y al retirarse de la Casa de Gobierno , que lo albergará a partir del 10 de diciembre.

«Fui testigo fotográfico, se recibieron muy bien ambos presidentes», aclaró el histórico fotógrafo presidencial en declaraciones formuladas a la prensa mientras se dirigía a su oficina de trabajo.

«Sentí la necesidad de recibirlo» dijo Bougge, quien además consideró que «más allá de la necesidad de hacer la foto para que siga sumándose a esta historia que me lleva por el presidente número 15».

Eran las 10:30, la hora señalada para la reunión con el actual mandatario, que lo recibió sin preámbulos en un encuentro a solas.

Fernández llegó a la Casa Rosada cuando llovía copiosamente sobe la Ciudad, acompañado por su vocero, Juan Pablo Biondi.

En los pasillos del edificio, los esperaban algunos empleados curiosos, que también lo saludaron y le dieron la bienvenida.

La reunión entre Fernández y Macri duró una hora, y al retirarse, el ex jefe de Gabinete volvió a tener un afectuoso saludo con el fotógrafo presidencial, que lo retratará a partir de diciembre.

Sin hacer declaraciones, el referente del Frente de Todos salió de la Rosada y afuera lo aguardaba un grupo de seguidores que quería felicitarlo por el triunfo.

Fernández, al retirarse por el Salón de los Bustos al llegar a la puerta se dio vuelta y saludó con la mano a los periodistas acreditados en la sede gubernamental.

Antes de subir al vehículo en el que se traslada, saludo a la guardia de fotografos con la mano y la «V» de la victoria.dores que quería felicitarlo por el triunfo.

Tras la derrota electoral, el mandatario nacional llamó por teléfono al candidato opositor para invitarlo a tener una reunión, tal como aseguró al hablar en el escenario de su búnker en Costa Salguero.

El futuro presidente respondió minutos después desde su comando de campaña en el barrio porteño de Chacarita y le manifestó que iba a concurrir para «colaborar» en todo lo que pueda en el marco de la transición.

Tras el encuentro celebrado este lunes, Macri se reunía junto a los integrantes de su Gabinete.

El jefe de Estado mantendrá la tradicional reunión con sus ministros y los pondrá al tanto de lo dialogado con el dirigente peronista respecto al período de transición que se abrió con el triunfo del candidato del Frente de Todos en los comicios del pasado domingo.

Así lo anunció el secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis, en diálogo con los periodistas acreditados en la Casa Rosada.

Fuente: iprofesional.com

Previous Con la mirada puesta en el blue y con "cepo reperfilado", el dólar se vende a $64,50
Next Alberto Fernández, un presidente con menos poder del previsto y una agenda plagada de urgencias