Después de la picada “saladita”: ¿cuánto cuesta comer en las Sierras?


  • La Voz salió a relevar los precios de los menús más requeridos en las principales localidades turísticas cordobesas.
  • Los valores son competitivos y están lejos del alto costo de la tabla de fiambres que se viralizó en redes.

Un grupo de turistas se sentó días atrás en un bar céntrico de Villa Carlos Paz y pidió una picada y algunas bebidas. Tras el relajado momento, llegó la hora de pedir la cuenta y el ticket sorprendió a todos: 3.450 pesos. Indignados, los comensales sacaron una foto de la adición, y la compartieron en redes. El posteo en pocas horas se viralizó por todo el país, con el consecuente riesgo de instalar la imagen de que vacacionar en Córdoba, y sobre todo sentarse a comer en un restaurante, es caro.

La polémica se instaló, incluida una conferencia de prensa de empresarios gastronómicos carlospacenses, quienes salieron a criticar a su colega por el alto precio de sus menús. “Vivo” y “ aprovechador” fueron algunos de los calificativos que recibió el dueño del local que sirvió la picada tan “salada”. Allegados al bar en cuestión rechazaron las críticas y aseguraron que todos los precios están claramente expresados en la carta del local.

Frente a esto, el diario salió a relevar los precios de los menús turísticos más tradicionales en las principales localidades serranas para saber si comer en vacaciones en Córdoba es caro o barato.

Lo primero que hay que decir es que la picada de 2.050 pesos que despertó la polémica es una verdadera rareza dentro del universo gastronómico serrano. En las seis localidades relevadas, las tablas de fiambres para cuatro personas (sumando incluso una cerveza) rondan entre 1.000 y 1.500 pesos. Sólo en un par de locales el precio de una picada típica superó esas cifras y se ofreció a 1.750 pesos.

El resto de los menús relevados también mostraron precios muy competitivos en las sierras cordobesas. Una pizza especial con una cerveza se consigue entre los 500 y los 900 pesos; dos lomitos con dos gaseosas rondan entre los 600 y los 1.100 pesos; mientras que un pancho con un vaso de gaseosa no supera en general los 150 pesos.

El menú turístico más típico en las Sierras, una parrillada para dos personas con dos gaseosas, se ofrece en un rango que va de 1.000 a 1.800 pesos en casi todas las localidades turísticas de Córdoba.

Repercusiones

El caso de la picada que se viralizó en redes sociales sucedió en Carlos Paz, pero repercutió en todas las localidades turísticas cordobesas. Los empresarios del sector gastronómico en general descartaron que los precios en las Sierras estén en el nivel de la tabla de fiambres que desató la polémica, y señalaron que casos así impactan sobre la imagen de la oferta turística cordobesa.

“Son hechos aislados. La gran mayoría de los que viven de esta actividad entienden lo que es cuidar el destino y no generar una venta aislada que repercuta negativamente”, apuntó Mariano Bearzotti, del Centro Comercial de Santa Rosa de Calamuchita.

“Con 3.400 pesos acá comen chivo cinco o seis personas, sin bebidas. Sin dudas que en el caso de Carlos Paz hubo un abuso. Eso nos hace mal a todos, de esa forma no se puede ir muy lejos”, opinó por su parte Raúl “Chachalo” Flores, propietario de una parrilla en Villa Cura Brochero.

Herman Nahabetyan, gastronómico de Villa General Belgrano, se expresó en igual sentido, aunque advirtió que el cliente debería haber pedido la carta o consultar los precios antes de consumir.

Fuente: lavoz.com.ar

Previous Mientras los productores amenazan con un paro, revelan que el 83% de los empleados rurales está en negro
Next Un bailarín jujeño que recorre el mundo con su gran talento