Ribeiro está cada vez más complicada: tiene casi 90 cheques rechazados que suman $117 millones


Por la caída de ventas, las empresas de electrodomésticos no logran levantarse. El año pasado, Ribeiro cerró locales y presentó un procedimiento preventivo

La cadena de electrodomésticos Minicuotas Ribeiro está cada vez más complicada. En los últimos meses del año pasado no paró de cerrar locales, y ahora, al no recuperarse las ventas de sus productos, acumula 89 cheques rechazados con lo que sumaría 117 millones de pesos. Este dato se desprende de la central de deudores del Banco Central.

Además del cierre de sucurales, en el 2019 debió presentar un procedimiento preventivo de crisis, pero no fue suficiente para enfrentar la crisis que afecta al sector de venta de electrodomésticos, y que queda reflejada en los problemas que están teniendo otras cadenas de comercios.

Uno es el caso de Garbarino, compañía que acumula una deuda de $5.000 millones con varios bancos y que por la presión de los acreedores se estima la venta de la firma a un fondo de inversores que avanza en estas horas en su compra.

También sucede algo similar con Musimundo, que además de presentarse en convocatoria de acreedores, cerró más de 30 locales y despidió a 100 empleados solo el año pasado.

En lo que se refiere a Ribeiro, enviaron una nota el viernes pasado a la Comisión Nacional de Valores (CNV) en donde dicen que están «gestionando satisfactoriamente el pago y/o reemplazo de los cheques rechazados».

Pero no es tan fácil: sus deudas, a noviembre de 2019, ascienden a $945,2 millones, de los cuales el 2% (es decir $19 millones) se encuentra en situación 3 (con problemas/riesgo medio), informa Ámbito.com.

Además, según registros de la AFIP, no está ejecutando los pagos correspondientes a las contribuciones patronales por sus empleados, desde al menos septiembre del año pasado.

Ribeiro está buscando alcanzar algún tipo de acuerdo de reestructuración con sus acreedores y proveedores. La misma empresa lo anunciaba desde la memoria de su último balance parcial presentado en diciembre pasado. Allí informaba que de julio a septiembre había facturado poco más de $1.133 millones y tuvo que afrontar un resultado negativo de $456 millones. En aquel entonces explicaba que tras las elecciones PASO se había agravado su situación y debió atrasar los pagos a proveedores y salarios.

En este marco los accionistas de la sociedad resolvieron la realización de aportes a través de contribución de sus acreencias por $111,63 millones, pero esto tampoco fue suficiente.

Si bien Ribeiro viene aplicando medidas para salir de la crisis, siguen apareciendo dificultades para una de las principales cadenas argentinas dedicada a la venta de electrodomésticos y que emplea en forma directa a 1.700 personas.

Fuente: iprofesional.com

Previous Prevén aumentos en los precios del "kit" carnavalero
Next El secretario general de la Presidencia se reunió con intendentes de Córdoba y Jujuy