El Congreso se paraliza un mes por el coronavirus y demora leyes claves para Alberto


El aborto, la reforma judicial, la de economía del conocimiento y el pliego de Rafecas se postergan hasta después de semana santa. Reunión de jefes de bloque en Diputados.

El Congreso no abrirá sus puertas al menos por un mes debido al brote de coronavirus, porque a la parálisis hasta el 31 de marzo impuesta por el Gobierno se sumará el feriado de semana santa que siempre altera la agenda legislativa.

Con este cronograma, los recintos estarán cerrados hasta esa fecha y se postergarán debates troncales para la gestión de Alberto Fernández, como la ley de economía de conocimiento, que iba a aprobarse el miércoles en Diputados y apunta a incentivar uno de los pocos sectores exportadores por fuera del campo.

Para esta semana iban a llegar dos proyectos anunciados por Alberto en la apertura de sesiones, muy esperados por la oposición y cuya redacción se estaba puliendo en la Casa Rosada: el del aborto y la reforma judicial.

El primero iba a llegar a Diputados, donde habría una mayoría para aprobarlo; pero aún no tiene respaldo en el Senado y una redacción precisa para buscar los votos que faltan puede garantizarla. En esa tarea estaba Vilma Ibarra, secretaria Legal y Técnica, cuando el brote del coronavirus cambió las prioridades. 

La reforma judicial es motivo de tensión entre el presidente y un sector de operadores judiciales del kirchnerismo, que consideran inoportuno multiplicar los juzgados federales cuando muchos están vacíos.  La semana pasada el Gobierno logró acelerar muchos trámites en el Congreso que le permitirán retomar mejor parado, como el envío del pliego de Daniel Rafecas en la Procuración.

Aún con los despachos cerrados, correría el plazo para presentar impugnaciones y en abril el aún juez federal podría presentarse a una audiencia, si el Congreso vuelve a funcionar. Claro que todavía no tiene los dos tercios asegurados para su nombramiento, porque un sector de la UCR se opone a nombrarlo. También trascurrirán buena parte de los 45 días necesarios para tratar el pliego de Miriam Lewin como Defensora del público.

Fue propuesta el viernes cuando se constituyó la bicameral de comunicación audiovisual, presidida por la diputada Gabriela Cerruti, quien aprovechó la mayoría para acelerar el trámite.   Los debates seguirán por whatsapp porque ni los despachos del Congreso están abiertos y este domingo, después de la conferencia del presidente, Cristina Kirchner y Sergio Massa suspendieron las guarderías y el Jardín Materno infantil en ambas Cámaras y garantizaron la licencia de sus padres. Además, suspendieron el ingreso de personal ajeno al Congreso e instruyeron al personal de seguridad a desalojarlo de inmediato. 

Massa convocó para este martes a los jefes de bloque a las 11 horas y luego detallaría cómo continuará funcionando la Cámara de Diputados sin empleados ni agenda que no sea el coronavirus.

El miércoles pasado habían obligado a implementar una cuarentena a los trabajadores que viajaron a zonas de riesgo y en Diputados hubo 28 licencias profilácticas por casos sospechosos. Aún así, al día siguiente Cristina abrió el Senado para sancionar la baja de jubilaciones a jueces y diplomáticos, una ley que podría derivar en muchos pedidos de inconstitucionalidad, pero no será sencillo mientras el brote de coronavirus paralice casi todos los Tribunales. 

La vicepresidenta impuso que sólo ingrese un asesor por senador en el hemiciclo y en las salas donde se desarrollaron las comisiones, mientras que en Diputados no llegó a tomarse esa decisión y el jueves constituyó la mayoría de las comisiones en el anexo sin restricciones de público. Muchos legisladores no quisieron ir.

Fuente: politicaonline.com

Previous Un informe asegura que la tibieza de Boris Johnson llevará al contagio del 80% de los británicos
Next Malestar entre los gobernadores porque no los convocaron a Olivos