Para la banca internacional, el peso argentino está sobrevaluado


Un informe del Instituto Internacional de Finanzas ubica a las monedas de Argentina, Sudáfrica, Indonesia e India por encima de su valor «justo» producto de un anclaje artificial y la alta inflación.

El Instituto Internacional de Finanzas (IIF), el think tank de los principales bancos internacionales, publicó este miércoles su análisis de la evolución de los tipos de cambios de monedas emergentes y llegó a la conclusión de que el peso argentino está «sobrevaluado». Producto del cepo el dólar oficial estabilizó su cotización, pero los precios siguieron subiendo por la alta inflación, lo que resultó en un tipo de cambio real atrasado.

De hecho, esta diferencia ya se plasma en el mercado local con la brecha existente entre el tipo de cambio oficial (que hoy cerró a $66,50) y los tipos de cambio libres que hoy se dispararon por encima de los $94. La brecha ya supera el 42%, lo que muestra que el mercado coincide en que el peso está apreciado.

«Las monedas de los mercados emergentes experimentaron caídas casi sin precedentes. En circunstancias normales, estas depreciaciones harían que nuestro modelo diera una señal de importantes subvaluaciones entre los países emergentes. Desafortunadamente las circunstancias distan de lo normal y la naturaleza persistente del shock del COVID-19 quiere decir que los mercados pueden permanecer desarbitrados en los próximos meses», advirtió el análisis.

Ya los países emergentes venían de un proceso de corrección de los déficits de balanza de pagos por la suba de tasas primero y la guerra comercial entre China y Estados Unidos. En el caso de Turquía y Argentina ese proceso fue acelerado por el sudden stop que se convirtió a la lira turca y al peso argentino en las monedas más devaluadas de 2018.

«El shock del Covid-19 aceleró este proceso drásticamente, con un incremento de la aversión al riesgo que se traduce en superávits de cuenta corrientes a lo largo de todos los mercados emergentes», dijo el IIF en el informe.


El trabajo busca el valor «justo» de las monedas para que los países alcancen un equilibrio de la cuenta corriente: «En el contexto de nuestro marco de referencia del valor justo, esto se traducir en un desplazamiento de nuestros objetivos de posiciones de cuentas corrientes de equilibrio hacia la zona de los superávits para reflejar lo que parece ser un cambio duradero en el apetito por el riesgo. Como resultado encontramos que las monedas emergentes quedaron devaluadas de forma estadísticamente significativa. Solo el real brasileño y el peso chileno quedaron cerca de equilibrio junto con el won coreano. Nuestro modelo muestra apunta la sobrevaluación de Argentina, donde el tipo de cambio real efectivo se vino apreciando por la alta inflación, al igual que en India, Indonesia y Sudáfrica», explicaron los técnicos del IIF.

Nuestro modelo muestra apunta la sobrevaluación de Argentina, donde el tipo de cambio real efectivo se vino apreciando por la alta inflación, al igual que en India, Indonesia y Sudáfrica.

«En el mejor de los casos, las estimaciones de tipo de cambio justo están sujetas a mucha incerteza y más en la actual coyuntura», aclararon desde el IIF por la dificultad de establecer un valor objetivo de equilibrio.

Fuente: lapoliticaonline.com

Previous Jalil también desafía a la Rosada e impide la circulación con habilitación nacional
Next Quién es Omar Gutiérrez, el médico que lucha contra el coronavirus en Jujuy