Verdulería con el IFE: un ejemplo de Salta que destacaron los economistas


La historia de la joven salteña que puso su emprendimiento con la ayuda estatal por la pandemia tuvo gran repercusión. Especialistas indican que la crisis puede ser una oportunidad.

El aislamiento social colocó a grandes y pequeños empresarios salteños al borde del precipicio. La fila de los que piden ayuda económica al Gobierno se fue haciendo cada vez más larga. Por un lado están quienes piden ayuda para pagar alquileres y no quebrar y, por otro, quienes la necesitan para pagar sueldos. 

Entre los primeros a los que se les tiró un salvavidas están los que ya recibían una ayuda estatal o trabajadores informales, desempleados, y monotributistas de las categorías más bajas. Cerca de ocho millones de personas recibieron los diez mil pesos del ingreso familiar de emergencia (IFE). El Gobierno nacional justificó la prioridad de asistir al “sector más vulnerable”.

De los que recibieron el IFE, más de la mitad pertenecían a familias unipersonales. De este sector, el 39% eran menores de 25 años. En este grupo entró Ana Paula Aguirre, de 19 años, que vive con su abuelo en Limache y ahora es reconocida a nivel nacional porque con el IFE puso una verdulería.

El famoso economista Damián Di Pacce la felicitó a través de Twitter y celebró que priorice “emprender” en lugar de “depender”. El tuit se viralizó y Ana Paula llegó a los noticieros nacionales. 

En diálogo con El Tribuno, el economista indicó: “Llama la atención, porque cualquier persona está pensando en ver cómo el subsidio le permite afrontar sus gastos actuales y la mentalidad del emprendedor es cómo supero la situación para adelante”.

El tiempo es uno de los factores base que se tienen en cuenta en economía, para proyecciones de ganancias, intereses o pérdidas. Economistas hicieron foco en cómo lo administró la joven de Limache. “Una inversión presente para el futuro”, destacó Di Pacce.

Los tiempos, en el contexto actual por la pandemia, toman otra relevancia. Para el economista salteño Álvaro Pérez, además de ser “digno de imitación”, el proyecto de Ana Paula es además una muestra de cómo “las crisis nos ponen creativos en cosas que teníamos dormidas. Cuando emerge la oportunidad en el peor de los momentos”, y puso como ejemplo el caso de la agencia internacional de noticias Bloomberg. “El (Bloomberg), se queda sin trabajo y pone la agencia. Hay pequeñas empresas que han despedido gente que hoy están haciendo buenos proyectos”, resaltó.

También el economista Alberto Gir destacó la administración de los tiempos de la joven: “Ella, además de invertir en la balanza y las frutas, está invirtiendo su tiempo y su trabajo. En vez de trabajar solo su factor de tiempo (trabajando para otro), le está agregando capital al trabajo. Lo que ella está cobrando por las frutas y verduras es su trabajo, atender la verdulería, más la rentabilidad. Suma las dos cosas”.

Di Pacce aseguró que, con su juventud, Ana Paula pudo entender lo que “muchos no comprenden”. “Mucha gente entiende que ese es un subsidio permanente. Ella, en cambio, convirtió un stock (el subsidio) en un futuro flujo de mayor ingreso. Entendió que con esos 10 mil pesos no iba a vivir bien ni le iba a alcanzar”, resaltó Di Pacce, que advirtió que la forma de obtener ganancias no es recibir un subsidio, sino “generar una idea”.

Alberto Gir resaltó que no es necesario aspirar a un gran proyecto. “Un maxikiosco, una pequeña ferretería, una señora que se dedique a ser costurera… Hay muchísimos emprendimientos como esos”. El docente resaltó que, en este caso, se trata de la comercialización de alimentos, “lo que en crisis es una de las cosas que no se resiente tanto”.

Entre las felicitaciones a Ana Paula en las redes sociales se colaron también las advertencias impositivas, “Muy lindo proyecto pero luego le cae AFIP y se lleva todo”, fue el comentario que repitieron muchos en internet. “El Estado se lleva más del 50 por ciento de lo que ganás”, señaló Di Pacce, que indicó que eso hace que en Argentina sea “una barrera de entrada”. Dijo que muchos se quedan en los primeros pasos porque no saben comenzar los trámites administrativos, y además porque enfrentan una “gran presión impositiva”. Sin embargo, destacó por sobre todo la “buena fe” de la joven emprendedora.

Deuda, mala palabra

Llaman a “amigarse” con las deudas con proyecciones de ganancias.

El economista Damián Di Pacce destacó que Ana Paula haya sumado a los $10 mil del IFE el dinero que les pidió a sus familiares. “De hecho en Argentina hay 1 millón y medio y de personas en deuda con sus familiares y amigos”, informó.

En este sentido, Álvaro Pérez advirtió que los argentinos tenemos “asumido que la deuda es mala palabra”, indicó, y resaltó que este caso lleva a reflexionar, porque el sentido cambia de acuerdo al uso que le demos al dinero. “La deuda fue el inicio de un emprendimiento”, señaló.

El economista salteño llevó este caso al contexto de la economía mundial, que puso en aprietos desde el más grande al más pequeño empresario, y aseguró que esto puede dar paso a desplazamientos: “Una crisis es el momento en el que cambia la composición de millonarios de una sociedad.

Eso sucede con crisis individuales. Pero la crisis de este tamaño, colectiva, lo cambia muy rápido. Una crisis grande como esta puede hacer que una empresa grande caiga en bancarrota, y nacerán otras más chiquitas. El grande es como un transatlántico y cuando está el iceberg no tiene tiempo de girar. Pero una pyme es como un karting, sensible al volante”, ejemplificó, y aseguró que sobrevivirán quienes tengan mejor capacidad de adaptación y un buen asesoramiento. 

La Cámara de Comercio de Salta lanzó una plataforma virtual de compras. Lo que para Pérez es una muestra del adaptación a la “fuerza” que tuvieron que hacer muchos comerciantes que se oponían a la modalidad de comercio electrónico. 

El economista indicó que el caso de la joven de Limache sirve para recapacitar sobre nuestras finanzas e incentivar una ”cultura del ahorro que no sea la de abajo del colchón”. “Darle prioridad al ahorro, que es la base de la fortuna. Recibir e invertir a futuro. Cualquier pesito que te dé por encima ya ayuda. Hay un pensamiento de ‘la vida es hoy’. Pero si empezamos a creer que el ahorro es la base de la fortuna, nuestros hijos tendrán un mejor porvenir”, aseveró.

Fuente: eltribuno.com

Previous Un restaurante reabre sus puertas y cuelga un cartel: “no entran chinos”
Next A suscriptores ya no les alcanza un sueldo completo para pagar la cuota del auto