La disfagia podría ser síntoma de Covid: el 53% de ingresados la sufren


El hospital de Mataró estudia durante seis meses 256 casos en los que además detecta un 27% de malnutrición

Coronavirus en España: última hora sobre la ‘nueva normalidad’ en España

El 53% de los casos de Covid-19 que ingresaron desde marzo en el hospital de Mataró tiene disfagia. El equipo de Pere Clavé, que lidera esta unidad especializada en los trastornos de la deglución, y referencia en investigación sobre esta disfunción tan frecuente, ya tiene resultados sobre los primeros 240 pacientes de Covid hospitalizados en el centro desde el pasado marzo.

“Más de la mitad tiene disfagia, el 75% sufre riesgo nutricional, el 27% llega al hospital con signos de malnutrición. No parecería muy extraño, es algo que ocurre en muchos de nuestros pacientes que ingresan por múltiples motivos. Pero con la Covid ocurre 10 años antes”, señala Clavé. Como si el coronavirus envejeciera mucho a los afectados graves.

Por qué la Covid produce esa dificultad grave a la hora de tragar los alimentos tiene varias hipótesis

El equipo de Mataró ha ido a buscar esta secuela. “La disfagia hay que ir a buscarla, es muy fácil que pase inadvertida”, recuerda Clavé. Y la ha encontrado abundantemente. Tanto que con los primeros resultados se propusieron realizar un estudio de seis meses de seguimiento que permitiera presentar en una publicación conclusiones contundentes. “Si se confirma lo que estamos viendo, propondremos a la Organización Mundial de la Salud que lo considere uno de los síntomas de la Covid, como pasó con los estudios iniciales sobre la pérdida de olfato y de gusto”, indica el investigador.

La investigación ha conseguido la financiación de la empresa Nutricia, filial de Danone que se dedica a nutrición de personas enfermas, que aporta 60.000 euros para llevarla a cabo. Estudian a un total de 256 pacientes de tres centros vinculados al hospital de Mataró.

Por qué la Covid produce esa dificultad grave a la hora de tragar los alimentos tiene varias hipótesis. La primera, que este coronavirus se introduce y se asienta especialmente en las células nerviosas de la nariz y la garganta. De ahí uno de los síntomas reconocidos, la pérdida de sabor y olfato. “La deglución es una tarea compleja y necesita que todo esté muy a punto: si el virus se sirve de esas células nerviosas es fácil que la sensibilidad faríngea esté afectada”, indica Calvé.

La Covid causa además insuficiencia respiratoria, lo que supone un déficit en la deglución, y una generalizada debilidad muscular, lo que acrecienta las posibilidades de que sea difícil tragar sin atragantarse, ni que los alimentos o la bebida acaben en los pulmones. Y como colofón, una parte de los pacientes graves necesita respirador y pasar por la UCI.

“Nos ha llamado la atención la pérdida de peso; es general en todos los afectados que vemos. Una parte de los enfermos nos llegó ya con malnutrición, creemos que porque se habían pasado una semana en casa con la enfermedad hasta que ingresaron en el hospital por lo problemas respiratorios. Y cuesta mucho recuperarse de la malnutrición. Por eso creemos que la evaluación a los seis meses nos dará una visión más exacta de lo importante que es la disfagia como síntoma, para empezar a actuar antes de que dé la cara esta secuela”, indica el experto.

También creen que podría explicar por qué hay tantas infecciones respiratorias recurrentes y sobreinfecciones bacterianas sobre la infección respiratoria vírica inicial.

Previous Al borde de los 250.000 casos en Chile, reclaman por un cambio de estrategia
Next PAGOS DE ADICIONAL, SUBSIDIOS Y CRÉDITOS