Marcó Del Pont ratificó que las empresas en quiebra entrarán en la moratoria


«Si no habilitamos este oxígeno, no sé que pasaría con la recaudación», advirtió la jefa de la AFIP, en Diputados. No habrá premio a pagadores.

La directora de la AFIP Mercedes Marcó del Pont expuso el proyecto de ley de moratoria ante la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados y confirmó que sostendrá los artículos que permiten ingresar en el beneficio a las empresas en quiebra.

«Necesito garantizar la vida y sobrevida del mayor universo de empresas. Yo no recaudo mucho más cuando una empresa está quebrada, sino cuando vuelva a la vida» advirtió, en la teleconferencia coordinada por el diputado del Frente de Todos Carlos Heller. 

«Si lo miro como una cuestión fiscalista, a mi me conviene que entren todos; recuperar deuda. Medir costos fiscales es muy difícil. Si no habilitamos este oxígeno, no sé que pasaría con la recaudación», agregó la funcionaria. 

El martes la Comisión volverá a reunirse, el oficialismo firmará dictamen de mayoría y confía en conseguir aliados para aprobarla al día siguiente y enviarla al Senado, donde Cristina Kirchner tiene mayoría propia. El aporte lo harían los partidos provinciales, favorecidos en el último reparto de Aportes del Tesoro Provincial (ATN). 

Como anticipó el diario, Cambiemos y Jorge Sarghini, cercano a Roberto Lavagna, solicitaron un premio a los contribuyentes que hayan cumplido con sus pagos y excluir los beneficios a empresas en concurso de acreedores. La jefa de la AFIP no aceptó ninguna de las propuestas. 

El radical Luis Pastori preguntó si se trataba de un beneficio a medida de Oil Combustibles, la compañía de Cristóbal López, porque los hidrocarburos y el juego están incluidos. «Son 39 empresas con deudas de combustibles, que es un impuesto indirecto, como el IVA», respondió Marcó del Pont, sin nombrar al dueño de C5N.

La moratoria contempla la posibilidad de cancelar deudas vencidas hasta el 30 de junio, con una primera cuota el 16 de noviembre y planes de hasta 96 o 120 pagos según el tamaño del contribuyente. Para las obligaciones de seguridad social habrá entre 48 y 60.

No se cobran multas, el interés será fijo mensual del 2% hasta enero y a partir de ahí una tasa variable. Se podrá utilizar las devoluciones aprobadas y pendientes de pago que el contribuyente y la única restricción será para las empresas grandes: al menos por dos años no podrán girar dividendos, realizar operaciones con títulos para eludir la normativa cambiaria ni comprar dólares para realizar pagos a entidades vinculadas.

«Si lo miro como una cuestión fiscalista, a mi me conviene que entren todos; recuperar deuda. Si no habilitamos este oxígeno, no sé que pasaría con la recaudación

El ministro de Desarrollo Productivo Matías Kulfas abrió la comisión con un repaso de la caída económica por la pandemia y la que arrastraba el país que heredó Alberto Fernández. 

Ayudado por filminas, destacó que el crédito se cayó 20% durante la gestión de Macri, que en el verano hubo una «incipiente» reactivación y crecimiento del salario real, pero la pandemia provocó una caída en la industria de 26.4 en marzo y 33.4 en abril. Con la ayuda social, el 91% de las personas viven de al menos un ingreso del Estado y casi la mitad de los trabajadores cobraron su sueldo con ayuda del Gobierno.

Marcó del Pont explicó que las cuarentenas provocaron un incumplimiento de empresas grandes que no existía en diciembre, cuando las excluyeron de la moratoria en la ley de responsabilidad social que sancionó el Congreso. 

«Debían sólo 39 mil de los 109 mil millones que había de mora. Ahora adeudan 69 mil. Además, había autónomos que no habían podido entrar porque no eran Pymes». Prevén recaudar 534 mil millones, casi la cuarta parte del crédito privado, un 30% en Ciudad, y un 26% en la provincia. Estarían alcanzados 930 mil contribuyentes, el 54% empresas pequeñas. 

Una porción provendrá de las que están en concurso de acreedores, cuya incorporación, explicó Marcó del Pont, busca que vuelvan a producir. «El recupero histórico de las quiebras finalizadas del Estado es de 3,6% y de las que tienen continuidad el 63%. Es esta discusión. El fisco debe recuperar esa deuda y la mejor garantía es que las empresas sigan funcionando y puedan honrarlas. Son todos deudores, algunos tiene mayor espalda y otros son mas débiles». 

Sarghini le preguntó si no era conveniente resolver las quiebras en una ley aparte, como propuso en un dictamen propio, pero no le respondió. El macrista Laspina pidió el premio a los buenos contribuyentes que no llegará, entre otras cosas porque excluiría la deuda acumulada por la recesión durante el Gobierno de Cambiemos. «Hubo 1600 empresas que fueron a la quiebra en los últimos 3 años. Venimos de una fase de deterioro productivo y social». 

Marcó del Pont confirmó que trabaja en el proyecto para gravar las altas fortunas propuesto por Máximo Kirchner. «Bienes personales, que es el impuesto más progresivo que hay, en los últimos años se desplomó porque fue parte de una política tributaria», se lamentó.

Fuente: lapoliticaonline.com

Previous España estudia cómo imponer confinamientos sin volver al estado de alarma
Next AVANZAN LOS PLANES PRODUCTIVOS, INDUSTRIALES Y LABORALES PARA EL JUJUY POST PANDEMIA