Como quisiera contagiarme de COVID para demostrar que es una enfermedad fácil de superar


Desubicadas palabras de una Funcionaria en Ciudad Perico (esposa del Intendente LUciano Demarco).

Cecilia Garcia expresó: “Como quisiera contagiarme de COVID para demostrar que es una enfermedad fácil de superar”

La opinión de la Secretaria de Planificación, permite comprender el porque el municipio dió temprana prioridad a la flexibilización (anticuarentena), como también se entiende la desidia del COE municipal, del cual el matrimonio es integrante.

Al mejor estilo Jair Bolsonaro, quien tildó al coronavirus como una grileciña (gripecita) pasajera; o el ninguneo de Donald Trump y Boris Johonson a una pandemia que devastó gran parte de sus poblaciones, como a sus economías; en la monarquía de la gestión municipal de la Ciudad de Perico, la esposa del Intendente, minimizó al coronavirus.

Semanas atrás, la esposa del Intendente, quien es Secretaria de Planificación y Estrategias de la comuna, el orden jerárquico más alto del organigrama de la nueva gestión, designada por un decreto ilegal, ya que la Carta Magna Municipal prohíbe expresamente al Intendente nombrar al cónyuge en cargos de secretarios (Art, 73-Inc 3º); organizó una capacitación en bioseguridad, en el marco del Programa Municipios Saludables; durante el desarrollo de esa orientación hizo la referencia; “Como quisiera contagiarme para demostrar que es una enfermedad fácil de superar”, exaltando el artazgo de tantas medidas sanitarias que surgen y detienen el normal desempeño de la actividad municipal.

La Dra, Silvia Iriarte, fue testigo de tal expresión, la cual la dejó asombrada, poniendo en conocimiento luego al Intendente Lic. Luciano Demarco, ya que su preparación y ética, la obligaban a predisponer al equipo de trabajo contra el COVID19 con mayor profundidad de conocimientos, respetando la magnitud de la pandemia.

Iriarte, se desempeñaba como Directora de Bromatología en la municipalidad, la misma solicitó en consecuencia con su mirada sobre la responsabilidad en el manejo de la pandemia, tests, aislamiento e insumos para el personal de su sector, donde había un familiar de uno de los agentes del área que dió positivo. El informe enviado por la Directora al ejecutivo, tuvo como consecuencia su eyección del cargo, ya que fue echada por estar de parte de los empleados.

La ex funcionaria, sorprendida, pidió explicaciones ya que no era razonable desatender la salud del área a su cargo, como de ninguna dirección municipal, las cuales según su apreciación, que constan en el informe, carecían de los elementos adecuados  de protección personal.

Tras su insistencia, fue bloqueada por el intendente como contacto de whatsapp, quedando a la deriva. Iriarte, quien fue obligada al aceptar el cargo a firmar en ese mismo momento su renuncia (practica inmoral de la vieja política) para ser ejecutada en el momento que el Intendente lo decida; hasta la fecha no recibió la notificación del decreto, que debe dar la baja al decreto de nombramiento.

La ex Directora, pasó de un día a otro a ser maltratada en los medios, por una bajada de línea del ejecutivo, quien pretendió desde la descalificación a una mujer, justificar su proceder injusto y cobarde.

La revelación, permite entender la política de flexibilización apresurada que tomó el municipio, cuya insistencia se refleja en numerosos pedidos al COE Provincia por aperturas de comercios de tipo I y II no esenciales, aun cuando la ciudad fue declarada en Fase Roja.

También permite comprender la desidia del COE municipal, el cual se encuentra atestado de denuncias de abandono y desapego a los reclamos de centenares de vecinos, que solicitaron asistencia en domicilio e información. El ejecutivo cree que el COVID-19 es una gripecita, que no requiere el vuelco de todos los recursos como prioridad, ya que no poseen conciencia del colapso del sistema sanitario en la provincia, enmarañado en una curva en ascenso, por ello se explica también, porque los  reclamos desde el sector gremial por elementos de higiene y salubridad para el personal municipal que se encuentre en la primera línea de fuego, cayeron en saco roto.

La frase de la Licenciada, quien es propietaria de una clínica privada, donde ejerce su profesión de bioquímica, realiza tests al sector privado de la ciudad, firmando ella misma los resultados, es una alarma que no puede pasar inadvertida, ella junto a su esposo son miembros del COE local, su mirada de la pandemia va a contramano, con lo cual los esfuerzos de la comunidad quedan debilitados.

Los funcionarios, están para cuidar la salud pública, no para ningunearla, la misma es un derecho constitucional en territorio argentino. La Dra. Silvia Iriarte por cuidar la salud de sus semejantes fue echada; ¿que sanción cabría para quien atenta desde la subestimación la salud del pueblo de Perico?.

Fuente: periconoticias.com.ar

Previous ¿Dónde está la Directora del Hospital Arturo Zabala?
Next Por un estado municipal ausente Perico vive su peor crisis sanitaria y economía de su historia