Las pérdidas por ataques a silobolsas equivalen a 3000 IFE y 1750 jubilaciones


Las pérdidas por ataques a silobolsas equivalen a 3000 IFE y 1750 jubilaciones.

En lo que va del año se registraron unos 125 ataques a silobolsas en las principales regiones productivas del país. Así lo determinó un informe difundido este lunes por el Departamento Económico de Confederaciones Rurales (CRA) al que accedió LPO.

El documento de la entidad rural muestra que dichos ataques equivalen a 12.500 toneladas de materias primas agrícolas que, a su vez, representan un total de 1.750 jubilaciones mínimas y 3.000 planes «Ingreso Familiar de Emergencia» (IFE).

Las pérdidas también equivalen, para trazar un paralelismo, a 673.000 raciones de comida; a 900.000 paquetes de fideos, de harina o polenta; a 750.000 litros de leche; a 700.000 paquetes de arroz; a 110.000 kilos de asado; y a 85.700 kilos de milanesas.

«Estos ataques van dirigidos a la mesa de los argentinos. Se repiten de manera constante roturas, cortes, punzados, incendios, abigeatos y robos en el corazón productivo del país», advirtió el informe de CRA elaborado por el ingeniero agrónomo Matías Lestani.

«El vandalismo es como un virus que se expande, sin dirección, sin discernimiento, con la sola premisa de dañar por dañar, con total ignorancia, sin hacerse cargo de las consecuencias de sus actos, y justamente ahí está su ceguera intelectual», apuntó CRA.

La semana pasada la ministra de Seguridad Sabina Frederic, y el ministro de Agricultura Luis Basterra, se reunieron vía zoom con los directivos de las cuatro entidades rurales nucleadas en la Mesa de Enlace para relevar los delitos ocurridos en lo que va del año.

El encuentro se produjo después de las críticas en Twitter del presidente de la Sociedad Rural (SRA) al Gobierno nacional. «El poder político debe prevenir y esclarecer los ataques a silobolsas. Deberían hacerse responsables», disparó Daniel Pelegrina.

En la Casa Rosada insisten con la estrategia de despolitizar los actos de vandalismo que se registran en los campos. «No hay un trasfondo de motivaciones políticas ni de cuestiones ideológicas», les repite Frederic a los dirigentes en casi todas las reuniones.

En Balcarce 50 se dejó trascender cierto malestar con Basterra por lo que consideran una respuesta política tardía frente a los ataques a silobolsas. Enseguida el nombre del formoseño entró en la danza de nombres ante posibles cambios en el Gabinete.

En este contexto, sigue en pie el tratamiento del proyecto de Ley planteado a principios de julio por el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, con el objetivo de tipificar la figura de «vandalismo rural» con penas de hasta cinco años de prisión.

En la última reunión con Frederic y Basterra, Coninagro reiteró la importancia de prevenir el delito alentando una política integral de seguridad en áreas rurales. «Hay que poner énfasis en la inseguridad que sufre el interior productivo», afirmaron.

Fuente: lapoliticaonline.com

Previous "LO QUE COLAPSÓ FUE LA DIGNIDAD DE ALGUNOS VIVOS"
Next Putin "gana" la carrera: Rusia registra la primera vacuna contra el coronavirus