Vacuna rusa: cuándo se aprobaría, produciría y estaría disponible la fórmula de Putin en América Latina


El Gobierno soviético anunció que su “Sputnik 1” pasó de forma favorable las pruebas necesarias para su producción y esperan comenzar con su distribución a partir de enero de 2021. El director del Fondo de Inversión Directa adelantó datos acerca de la llegada de su fórmula a América Latina, donde ya se confirmó que un país la producirá. Qué dijo la OMS.

Mientras en el mundo todas las potencias compinten para ver quién llega primero y, en simultáneo, los ojos de occidente están, como siempre, en occidente, la vacuna de Rusia contra el coronavirus, aprobada este martes por el Kremlin, podría ser aprobada y producida en América Latina en noviembre, según adelantó el presidente del fondo soberano ruso (RFPI), implicado en la creación de la fórmula.

“Esperamos que la producción de la vacuna rusa en América Latina empiece en noviembre. Colaboraremos con los organismo reguladores para recibir la autorización hacia ese mes”, dijo el presidente del RFPI, Kiril Dmitriev, según consignó la agencia Sputnik.

Según el registro nacional de medicamentos del Ministerio de Salud ruso, a nivel interno de la federación rusa la vacuna será distribuida el 1 de enero de 2021. Las autoridades de ese país también sostuvieron que la producción de ese producto a gran escala comenzará en septiembre, y las campañas masivas de vacunación empezarían a partir de octubre.

Los primeros en recibirla serán el personal sanitario, profesores y otros grupos de riesgo, aunque el presidente Vladimir Putin insistió en que la aplicación será voluntaria y no obligatoria, a contramano del argumento de los anticiencia y conspiracionalistas. Unos 20 países iniciaron el proceso de compra, por un total de más de 1.000 millones de dosis, según indicó el gobierno soviético.

Dmitriev adelantó que la fórmula, que recibió la luz verde por más que aún no comienza la fase 3 de los ensayos, posiblemente sería producida en plantas farmacéuticas de Brasil y Cuba, país que recibió elogios por su infraestructura. “Cuba goza de unas capacidades excelentes para fabricar vacunas. Estamos discutiendo el lanzamiento de la producción con varias empresas cubanas, creemos que puede convertirse en uno de los centros clave de la producción de vacunas”, señaló.

Luego se confirmó que Sputnik-5, la primera vacuna registrada contra la Covid-19, será producida en Brasil, luego de un un acuerdo que suscribirá el Gobierno de Paraná con Rusia, informaron fuentes del estado sureño perteneciente al segundo país más golpeado por la pandemia, con más de 100.000 muertos.

El director del Instituto de Tecnología de Paraná (Tecpar), Jorge Callado, informó acerca de dónde se producirá la esperada vacuna contra el coronavirus, que desde que comenzó su propagación en diciembre pasado en China, ya afecta a más de 20 millones de personas y causó la muerte de más de 730.000.

El gobernador del estado de Paraná, Ratinho Junior, tiene previsto reunirse mañana con el embajador de Rusia en Brasil, Serguei Akopov, para abordar el acuerdo de cooperación técnica para la producción la vacuna, bautizada como Sputnik V, informó la agencia EFE.

CÓMO SE APLICARÁ LA VACUNA RUSA

La medicación registrada este martes se administrará en forma de solución para inyección intramuscular.

«La vacuna se inyecta en el músculo deltoides (el tercio superior de la superficie exterior del hombro). La vacunación se realiza en dos etapas: la primera inyección y tres semanas después la segunda (con diferentes componentes). Luego de la administración de la vacuna, el paciente debe ser monitoreado por los trabajadores de la salud durante 30 minutos”, indica el documento que acompaña al medicamento.

QUÉ DIJERON LA OMS Y CIENTÍFICOS ARGENTINOS

La Organización Mundial de la Salud opinó sobre el flamante anuncio de Putin, quien confirmó que la primera vacuna contra el coronavirus está realizada en su país. El vocero Tarik Jasarevic señaló en rueda de prensa: «Acelerar los progresos no debe significar poner en compromiso la seguridad». 

Dos médicos argentinos coincidieron este martes en que es una buena noticia que haya «una vacuna más que parezca funcionar» sobre el anuncio realizado por Rusia, pero advirtieron que «no se publicaron resultados sobre esa investigación» y que recién se está comenzando la última fase de experimentación, que es la tercera, cuando se prueba en 20 o 30 mil personas para demostrar que es eficaz y ofrece inmunidad.

«Es excelente que haya una vacuna más que parezca funcionar, cuantas más vacunas haya mejor para todo el mundo», dijo hoy a Télam Radio el biólogo molecular argentino, Ernesto Resnik, quien reside en Minnesota, Estados Unidos.

Rusia aprobó una vacuna que todavía no fue aprobada en fase tres, que es cuando se prueba inmunidad con miles de personas, estamos hablando de 20 o 30 mil personas y se verifica que la vacuna protege del virus y es relativamente inocua», explicó.
Pese a eso, el científico aseguró que «no sabemos mucho hasta ahora de la vacuna rusa, porque no se publicaron resultados, pero lo que sabemos es que en la fase anterior (la dos), fue efectiva en producir inmunidad en las personas, aunque son pocas».

En tanto, Martín Hojman, médico infectólogo del Hospital Rivadavia y miembro de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI), afirmó que el anuncio de Rusia sorprendió mucho porque «no están especificados en ningún lado los estudios que se realizaron sobre esta nueva vacuna».

«Uno cuando hace una investigación científica debería registrarlo en la Organización Mundial de la Salud (OMS); por eso, lo que se puede llegar a interpretar es que están por ingresar a la fase 3 como las vacunas de China, Estados Unidos y Oxford», dijo a la agencia pública de noticias Hojman.

Fuente: politicargentina.com

Previous Manzur apuesta a una llama que sana para frenar el brote en Tucumán
Next Un estudio reveló qué barbijos funcionan mejor y cuáles se deberían evitar