Se aceleraron las ventas de soja por la suba de precios y la baja de retenciones


En la última semana se liquidaron más de 1,2 millones de toneladas. La probabilidad de sequía se elevó al 93% y pone en alerta a la cadena agroindustrial.

Durante la última semana se aceleraron de manera significativa las ventas de soja en el mercado local de la mano de la suba de precios internos y la baja de retenciones dispuesta por el Gobierno nacional, según datos privados a los que accedió el diario.

En los primeros siete días hábiles de octubre se comercializó un total de 1,23 millones de toneladas de soja. Se trata, para tener una dimensión, de un volumen que representa alrededor del 70% de lo operado durante todo el mes de septiembre pasado.

El viernes en el recinto de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) se ofertó de forma abierta un precio de 308 dólares por tonelada por la soja con entrega en noviembre. La posición diciembre, en tanto, fue de 305 dólares y la de enero 2021 cotizó a 298 dólares.

La soja con entrega inmediata, por su parte, se negoció la semana pasada a 23.920 pesos versus 14.049 pesos hace exactamente un año atrás. En el Mercado de Chicago (CBOT) la oleaginosa volvió a aumentar y cerró la semana a 391 dólares por tonelada.

Los especialistas sostienen que los actuales precios que muestra el mercado resultan atractivos para la mayor parte de los medianos y grandes productores que aún conservan cerca de 17 millones de toneladas de soja de la campaña 2019/2020 en silobolsas.

El mayor volumen comercializado de soja se advirtió en las principales terminales portuarias del país. La semana pasada el promedio diario de ingresos de camiones a los puertos se ubicó en torno a los 1800 vehículos versus 1100 la semana anterior.

Un nuevo pronóstico elaborado por Climate Prediction Center e International Research Institute for Climate and Society indicó que existe un 93% de probabilidad de ocurrencia de un evento «Niña» antes de la finalización del próximo mes de noviembre.

La probabilidad de sequía -que rige para la zona núcleo de la Argentina y sectores agrícolas de Uruguay, Brasil y Paraguay- creció del 61% en agosto a los actuales 93% en octubre (lo que lleva a un escenario prácticamente de seguridad de ocurrencia).

La última vez que en la Argentina se registró una sequía fue en el verano de 2018. Ese año la cosecha de soja cayó a 37 millones de toneladas y la de maíz a 43 millones. Se calcula que, por ese evento, se perdieron cerca de 8000 millones de dólares.

Fuente: lapoliticaonline.com

Previous El mercado cambiario opera bajo presión, con la mira puesta en el dólar blue y las cotizaciones financieras
Next El ala moderada cruza a Macri: "La estrategia política la definía Marcos Peña"