Arce echó a uno de sus ministros por nombrar a una expareja que despidió a trabajadores públicos


El presidente de Bolivia destituyó al ministro de Desarrollo Rural, Wilson Cáceres. «Es imprescindible que los valores y principios revolucionarios deben estar primero ante todo», dijo el primer mandatario.

El presidente boliviano, Luis Arce, echó a uno de sus ministros luego de que nombrara como jefa de gabinete a una ex pareja, a quien responsabilizan de promover el despido masivo de trabajadores públicos. En lugar del destituido ministro de Desarrollo Rural, Wilson Cáceres, Arce nombró al ingeniero agrónomo, Edwin Ronald Characayo, a quien puso en funciones ayer en un acto en el que dio un mensaje contundente a sus funcionarios.

«Es imprescindible que los valores y principios revolucionarios deben estar primero ante todo. No podemos en ningún momento desprendernos de la ética y de los valores y principios», dijo el mandatario en la ceremonia en Casa Grande del Pueblo.

“Tenemos que mantener sobre todo esos valores, esos principios, esa ética y esa moral, y el compromiso de poner toda nuestra profesión y nuestra capacidad intelectual al servicio del pueblo boliviano, que reclama políticas y medidas para poder sacar adelante al país”, agregó.

La semana pasada se dio a conocer a través de la prensa local que Cáceres contratado a su esposa. El saliente ministro salió a aclarar que la mujer, no era su cónyuge, sino una expareja. Según varios medios, esta abogada promovió el despido de empleados públicos en la cartera. También se difundió que la funcionaria había nombrado inmediatamente a un hermano como asesor.

Las críticas se extendieron dentro del propio gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS). El titular de Justicia, Iván Lima, le dijo el lunes por la mañana a Cáceres que si realmente se había equivocado, «lo mejor es dar un paso al costado».

Cáceres duró 23 días en el gabinete.

Previous WC: Demarco busca hacerlo millonario a su padrino Larraux con la Feria del Abasto
Next Se recalienta la interna del Gobierno con los movimientos sociales y preparan un "Plan Feliz Navidad" para contener la crisis