El segundo brote de la gripe española y sus similitudes con el COVID-19


De acuerdo con los registros de 1918, la segunda ola de esta enfermedad fue más letal que la primera

La llamada “gripe española” fue la primer gran pandemia mundial del mundo moderno y, a pesar de haber ocurrido hace más de 100 años, guarda ciertas similitudes con la actual pandemia de COVID-19; sin embargo, cabe recalcar que no vienen de la misma rama de virus, pues una fue influenza y la otra viene de los virus corona.

Esta enfermedad inició en 1918 y tuvo tres brotes principales. El primero ocurrió entre mayo y junio, durante el verano; el segundo entre septiembre y diciembre, con la entrada de la temporada fría en el hemisferio norte del planeta; y el tercero entre enero y junio de 1919. Si se comparan los ritmos de las primeras dos fases de esa pandemia, bien podrían señalarse como similares a los de la del SARS-CoV-2, pues las autoridades sanitarias ya habían mencionado que para la temporada invernal habría un segundo brote.

Como dato relevante, la gripe española llegó a México durante la segunda ola y a nivel mundial, ésta resultó más letal que la primera. Tomando esto en cuenta, la manifestación de la segunda ola de COVID-19 en el mundo, ha vulnerado los sistemas de salud de manera inusitada. Por ejemplo, en la Ciudad de México la capacidad hospitalaria está en niveles críticos, por lo cual el IMSS, la Sedena y el gobierno de Chihuahua sumaron esfuerzos para ayudar a la Zona Metropolitana del Valle de México para ampliar el número de camas COVID y personal para atenderlas.

Enfermeras atendiendo a enfermos de la gripe española (Foto: National Archives)

Otra similitud que guardan ambas pandemias es el modo en el que ingresaron a México, pues esto ocurrió por las vías de comunicación modernas de ambas épocas, donde una fue por los trenes y puertos marítimos y la segunda ocurrió vía aérea.

De acuerdo con las investigadoras Lourdes Márquez Morfín y América Molina del Villar, la también llamada Peste Roja ingresó a suelo azteca en octubre del 2018 por la frontera norte y por el puerto de Veracruz y se propagó en toda la república a gran velocidad gracias a la red de ferrocarriles mexicanos.

Debido a la época, sólo las principales urbes podían llevar un reporte fidedigno de los casos y su incidencia, por esos datos se sabe que la segunda ola fue más letal que la primera y se destacan los meses de octubre y noviembre como los más agresivos.

Era una epidemia realmente mundial; 100 soldados estadounidenses fueron enterrados en Devon, Inglaterra, donde fallecieron a causa de la enfermedad (Foto: National Archives)

En comparación con la pandemia de COVID-19, la tecnología pudo crear una vacuna que puede detener este segundo brote, el cual, si continúa con su tendencia actual, podría generar igual de estragos en el mundo como lo hizo el primero en los meses de abril y mayo.

“Los primeros cálculos sobre la morbilidad indicaron 20 millones de contagiados, actualmente se piensa que fueron entre 40 y 50 millones a nivel global. Se estima que la letalidad osciló entre 2.5 y 5% de la población mundial”, se lee en “El otoño de 1918: las repercusiones de la pandemia de gripe en la Ciudad de México”.

También cabe destacar que el primer registro de la gripe española no fue en España, sino en EEUU. “La epidemia se originó en Estados Unidos en el Fuerte Riley, el 11 de marzo de 1918, cuando el soldado Albert Gitchell, cocinero, mostró signos de fiebre, tos y dolor de cabeza, lo que parecía una simple gripe. Esa misma noche se registraron 107 enfermos en el Fuerte y al final de la semana 522 presentaban los mismos síntomas”. Posteriormente se cree que la enfermedad llegó a Europa por la movilización de tropas de EEUU al viejo continente por la Primera Guerra Mundial.

Fuente: infobae.com

Previous Brexit: La Unión Europea deja de reconocer a las Malvinas como territorio comercial inglés
Next El planeta de los autos: las marcas y modelos más vendidos en cada país del mundo