Así nacieron los antibióticos


Se crearon para inhibir y matar microorganismos que son dañinos para el cuerpo. El rol de Alexander Fleming y las miles de vidas que se salvaron de sufrir infecciones mortales.

En el siglo XIX fue un francés, Louis Pasteur, quien descubrió que algunas bacterias podían destruir el ántrax. Unos años más tarde, a principios del 1900, el bacteriólogo alemán Rudolf von Emmerich aisló en un tubo de ensayo una sustancia que destruía los microbios causantes del cólera y la difteria. Ambos resultaron grandes logros pero, sin embargo, no pudieron usarse para tratar enfermedades.

Fue recién en 1928 cuando el británico Alexander Fleming logró lo impensado. Estaba trabajando en su laboratorio en el hospital St. Mary en Londres y, casi por accidente, descubrió una sustancia de crecimiento natural que podía atacar a ciertas bacterias. En uno de sus experimentos, Fleming observó que colonias de la bacteria común Staphylococcus aureus habían sido agotadas o eliminadas por un moho –una especie de hongo– que creció en el mismo plato. Se dio cuenta y determinó que el moho elaboraba una sustancia que podía disolver las bacterias. Llamó penicilina, por el nombre del moho Penicillium que la produce. Jamás imaginó que su descubrimiento cambiaría la historia de la medicina.

Porque aquel moho marcó un antes y un después en el tratamiento de las enfermedades infecciosas. Se dio como un hecho fortuito, pero lo cierto es que Fleming era un experto y que tenía muchísima formación como para llegar a semejante conclusión. Tenía todo lo que había que tener para interpretar la actividad biológica del hongo. Pero, además, no se quedó con eso y siguió estudiando hasta poder aplicar todo lo que sabía. Por sus descubrimientos, ganó el Premio Nobel de Fisiología y Medicina.

¿Cómo empezó a utilizarse? En este entonces, las compañías farmacéuticas estaban muy interesadas en este hallazgo y se dedicaron a producir penicilina con propósitos comerciales. De hecho, durante la Segunda Guerra Mundial, fue clave para curar infecciones por heridas de bala en el campo de batalla, además de enfermedades como neumonía. Además, los niños, principales víctimas de infecciones comunes en la infancia, dejaron de morir por males que hoy son menores.

Recién después de la década de 1940, la penicilina se volvió accesible para el público en general. Y tras el éxito de este remedio, empezó la carrera para producir otros antibióticos. A Fleming lo siguieron numerosos científicos, como René Jules Dubos y Selman Abraham Waksman, que siguieron su línea y descubrieron derivados como la tirotricina, la actinomicina, la estreptomicina y la neomicina. En la actualidad se calcula que en Estados Unidos, por año se hacen por lo menos 150 millones recetas médicas para antibióticos.

Fuente: tn.com.ar

Previous Se suspende el Carnaval de La Paz y toda Bolivia se queda sin festejos
Next WC: denunciamos penalmente al Intendente Demarco por el desastre ambiental que genero