Se suspende el Carnaval de La Paz y toda Bolivia se queda sin festejos


La Paz fue la última ciudad que canceló el carnaval. El tradicional festejo de Oruro fue el primero.

El gobierno municipal de La Paz anunció hoy la suspensión del carnaval de 2021, con lo que se extendió a todo el país la cancelación de ese festejo habitualmente masivo, como consecuencia del rebrote de la pandemia de coronavirus

«Hemos visto la necesidad de reiterar la importancia de nuestra cultura, pero también la importancia de resguardar la vida, por lo que hemos determinado suspender las actividades masivas tanto de la etapa precarnavalera, carnavalera y poscarnavalera», anunció el ministro de Culturas municipal, Andrés Zaratti, en una conferencia de prensa reproducida por la agencia de noticias Sputnik.

Zaratti agregó que todavía no está decidida la suspensión o postergación de la tradicional feria de miniaturas y artesanías Alasita, actividad de al menos tres semanas que provoca aglomeraciones mayores que las del carnaval y cuya inauguración se realiza tradicionalmente cada 24 de enero.

La Paz fue la última ciudad que se sumó a una ola de cancelaciones del carnaval, iniciada a principios de esta semana en Oruro, sede de la famosa «entrada» folklórica carnavalera, declarada patrimonio cultural de la humanidad.

A la decisión de los organizadores del carnaval orureño siguieron anuncios similares de las autoridades de las demás ciudades capitales de departamentos, provincias y comunidades rurales.

La suspensión del carnaval paceño fue anunciada un día después de que el Ministerio de Salud reportara un nuevo salto en el registro de contagios de Covid-19, con 1.910 casos el jueves, que constituían la cifra diaria más alta en casi seis meses.

Con ese dato, subió a 168.891 el total de casos de Covid-19 reportados en Bolivia, incluidos 9.304 decesos, desde que la pandemia llegó al país en marzo de 2020.

Zaratti dijo que el Gobierno municipal de La Paz organiza «una programación virtual» del carnaval, en vez de los tradicionales desfiles folklóricos, corsos y actos de agradecimiento a la Pachamama.

Sobre la feria Alasita, indicó que un comité regional de emergencia sanitaria, en coordinación con el Gobierno nacional, consideraba la posibilidad de posponerla, en espera de que la situación sanitaria esté controlada

«No vamos a suspender la Alasita, pero tal vez (…), si la pandemia está más grave, tendremos que postergar, pero no se va a suspender», remarcó.

La feria de Alasita tiene un gran impacto económico, principalmente en la población del sector informal.

Previous Gran Perico: Gran Apuesta al desarrollo inmobiliario
Next Así nacieron los antibióticos