La diplomacia sanitaria de Alberto: el avión trae 20 mil dosis para Bolivia


El presidente ya había hecho «gestiones» para que México, Uruguay y Bolivia consigan la Sputnik V. En Ecuador hubo polémica por la «promesa» de 4.4 millones de vacunas para el candidato de Correa.

En medio de la polémica por la demora en el envío de las vacunas rusas, este jueves se conoció que el avión de Aerolíneas Argentinas que trae 220 mil dosis para Argentina (la mitad o menos de lo que esperaba el gobierno) también transporta 20 mil dosis para Bolivia.

Se trata de otro capítulo de la diplomacia sanitaria de Alberto Fernández, que ya había hecho «gestiones» informales para que los gobiernos de México, Bolivia y Uruguay puedan acceder a la Sputnik V, algo que por ahora concretaron los dos primeros. 

Además, el presidente quedó envuelto en una polémica por una presunta «promesa» de 4,4 millones de vacunas para el candidato de Rafael Correa en Ecuador, en este caso aparentemente de la AstraZeneca. Justamente el acuerdo con Hugo Sigman para que esa vacuna se produzca en Argentina le permitió a Alberto ser casi un representante de esa fórmula en la región.

Este miércoles, durante su visita a Chile, Alberto puso en palabras su diplomacia de las vacunas. El presidente, acompañado de Sebastián Piñera, sugirió que ambos países podrían trabajar en «una estrategia para conseguir vacunas en conjunto». «Trabajar en conjunto por otros países de América Latina que están con un problema con las vacunas, y podemos ayudar a conseguirlas», señaló.

La noticia de las dosis para Bolivia fue revelada por el Ministerio de Relaciones Exteriores de ese país. «El primer lote de vacunas que permitirá iniciar la inmunización a la población boliviana se encuentra a bordo de la aeronave (…) con destino a la ciudad de Buenos Aires, donde se realizará el transbordo a una aeronave de la empresa estatal Boliviana de Aviación con destino a La Paz», indicaron en un comunicado.

De la información brindada por el gobierno boliviano no queda claro si las 20 mil dosis corresponden a una parte de las 220 mil dosis anunciadas por Argentina o si es una partida aparte. El gobierno de Alberto Fernández no dio ninguna información al respecto.

El mes pasado Alberto había quedado envuelto en una polémica con su par uruguayo Luis Lacalle Pou luego de que revelara una supuesta gestión para ayudarlos a conseguir la vacuna rusa. «Hablé con el canciller uruguayo, mi amigo Pancho Bustillo, y hablé con el presidente de Bolivia, Luis Arce. Les dije que, en lo que yo pudiera ayudar, contaban conmigo. Me puse a disposición para ayudarlos y generar los contactos necesarios para que puedan tener la vacuna. Me limité a ellos dos porque fueron los dos que me lo pidieron», explicó.

Esos dichos fueron desmentidos en principio por el gobierno de Lacalle Pou. Aunque luego admitieron que el mandatario uruguayo primero rechazó una gestión de Alberto y luego le terminó pidiendo a su canciller que consiguiera el contacto con los rusos. Uruguay, por ahora, no tiene acuerdos por la Sputnik.

Es una ridiculez. Porque el señor Fernández, por más presidente que sea de una República, no tiene la potestad a no ser que él sea dueño de AstraZeneca

La diplomacia sanitaria de Alberto también le generó un cortocircuito fuerte con el gobierno de Ecuador, luego de que el candidato presidencial de la oposición Andrés Arauz asegurara que Fernández le «garantizó» 4,4 millones de vacunas-

«Hace pocos meses me reuní con el presidente de la Argentina, Alberto Fernández, y nos ha garantizado una dotación de 4,4 millones de dosis para poder atender a ustedes, ecuatorianos», dijo el candidato de Rafael Correa durante el debate presidencial. En su web además dice que esa gestión recién se hará en el momento que Arauz llegue a la presidencia, si es que sucede. Tambien se habla de que el argentino será intermediario con Rusia por la Sputnik.

Los dichos de Arauz provocaron una dura reacción del gobierno de Lenin Moreno. «Es una ridiculez. Porque el señor Fernández, por más presidente que sea de una República, no tiene la potestad a no ser que él sea dueño de AstraZeneca y yo me enteraría este momento de disponer de vacunas que le corresponden al pueblo argentino para otros países», respondió el ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos.

Fuente: lapoliticaonline.com

Previous El plan del Gobierno para los sueldos: evitar a toda costa cláusulas gatillo en paritarias
Next Cristina perdería senadores en las elecciones, pero podría conservar una mayoría propia