División de Cambiemos en el Senado para votar el consenso fiscal


Los representantes de Mendoza, Corrientes y Jujuy lo respaldaron, pero el resto lo rechazó en duros términos. Falta que lo trate Diputados para que sea ley.

El Senado aprobó este miércoles la ampliación con modificaciones del consenso fiscal entre la Nación y las provincias con 49 votos, la totalidad del oficialismo y sólo algunos de Cambiemos, que eran los representantes de las provincias que gobiernan y adhirieron, como Mendoza, Jujuy y Corrientes. 

Pulsaron el botón verde el correntino Pedro Braillard Poccard; los mendocinos Julio Cobos y Pamela Verasay; los jujeños Mario Fiad y Silvia Giacoppo. Pero también se sumaron  el riojano Julio Martínez, el fueguino Pablo Blanco y la entrerriana Stella Maris Olalla.

Del interbloque federal también se sumó la riojana Clara Vega y no faltaron los aliados de siempre: la misionera Magdalena Solari Quintana y el rionegrino Alberto Weretilneck. El acuerdo fue suscripto el 4 de diciembre pasado por el presidente Alberto Fernández y 21 de los 24 gobernadores. 

Sergio Ziliotto (La Pampa) y Alberto Rodríguez Saá (San Luis) no habían firmado el de 2017, mientras que el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta se negó a ratificarlo en rechazo a la quita de fondos para financiar la policía de la ciudad. 

Con el nuevo pacto se suspenden las exenciones impositivas previstas, se les permite a las provincias aumentar sus impuestos pero se restringe el endeudamiento en dólares. No se podrá intimar por un año al Estado nacional, por lo cual Larreta no podía continuar con ese compromiso. 

También se establece que la transferencia de servicios, competencias y funciones de Nación a provincias ya no será a través de la Coparticipación, sino de partidas presupuestarias.

«Lamentablemente la realidad política y económica demostró que estos consensos no pudieron dar resultado, y para 2019 el país había cambiado abruptamente. Se tuvo que hacer cargo de que la realidad económica que se venía manifestando no tenía ningún fundamento», recordó Carlos Caserio, presidente de la Comisión de Presupuesto. 

Ese año, a poco de asumir Alberto, las provincias golpearon sus puertas para pedir modificar la letra chica y poder aumentar impuestos. En el Senado sólo se opuso Alfredo De Angeli mientras que en Diputados la mitad de Cambiemos votó en contra. Esta vez fueron menos los que respaldaron. 

«No podemos habilitar a través de un Consenso Fiscal la posibilidad de que se sigan aumentando los impuestos en la Argentina. Ya no se puede echar más mano al bolsillo de la gente; en todo caso cada Estado, y en todos sus poderes, deberán ser más austeros en el gasto público», sostuvo el puntano Claudio Poggi, de Cambiemos.

«A la Ciudad le sacaron de un día para el otro un punto de coparticipación para dárselo a la provincia de Buenos Aires y otro punto para que vuelva al Gobierno nacional, protestó Guadalupe Tagliaferri, cercana a Larreta. 

El jefe del bloque Pro, Humberto Schiavoni, sostuvo que este acuerdo es «un nuevo parche a nuestro maltrecho sistema impositivo» y tiene «el sentido contrario» al acuerdo firmado originalmente en 2017, por lo que lo calificó como «un grave retroceso».

El macrista defendió que el pacto firmado bajo el gobierno de Cambiemos tenía como fin «ir a un sistema más progresivo» eliminando «impuestos altamente distorsivos», mientras que este nuevo acuerdo «es un claro hostigamiento a la Ciudad de Buenos Aires».

El chubutense Mario Pais, del frente de Todos se refirió al aspecto de la transferencia de servicios, competencias y funciones de Nación a provincias, y aclaró que en el artículo 75, inciso 2, de la Constitución Nacional «no dice que tenga que ser por un mecanismo similar al de la Coparticipación».

«Prevé, primero, la existencia de un convenio, y segundo, la transferencia y los recursos. Los recursos deben estar garantizados y además deben ser aprobados por ley del Congreso», explicó. En esa línea, el oficialista criticó que esa ley «nunca proyectó el presidente Macri» cuando le transfirió la Policía Federal a la Ciudad de Buenos Aires.

«Necesitamos tender a una armonización fiscal. A  una reforma tributaria provincial y nacional que promueva las inversiones. Esta es una norma transcendente, importante y una herramienta de gobierno que debemos apoyar indubitadamente», agregó Mario Pais.

El correntino Pedro Braillard Poccard argumentó su voto a favor porque «el convenio menciona cuáles son las motivaciones que llevaron a los gobernadores a firmar este acuerdo. Se libera el tema de algunas limitaciones a impuestos locales. Y corre por cuenta de cada provincia el aumento de impuestos. Tendrán que asumir el costo o riesgo que eso significa».

Cerró el debate el jefe de la bancada oficialista, José Mayans, que este año participará de modo presencial. «Hay que controlar el tema del endeudamiento, no se puede hacer lo que se hizo en el gobierno de Macri. Venimos a acompañar el pacto que firman sus gobernadores porque han hecho un desastre en su administración, y por eso estamos cómo estamos, y por eso hay pobreza, indigencia y niños que se mueren».

«Por más que se ría la senadora por la Ciudad de Buenos Aires, cuando estaba Macri abandonó todo el sistema nacional como buen porteño y le importó tres pitos la salud, la educación, la justicia y el desarrollo de las economías regionales, dándoles una plata que no les correspondía», cerró el formoseño. 

Fuente: lapoliticaonline.com

Previous Tras casi cuatro años vuelve el fútbol gratis con dos partidos por fecha en la TV Pública
Next Tercera reunión de gobernadores del Norte Grande con el presidente Fernández: Morales confía en varios acuerdos