La paradoja de Chile y Uruguay: cerca de la inmunidad rebaño y al borde del colapso


Lideran la vacunación por millón de habitantes pero registran un peligroso aumento de casos que podría colapsar el sistema de salud.

Chile y Uruguay atraviesan la situación epidemiológica más difícil desde el inicio de la pandemia. El país gobernado por Sebastián Piñera tuvo que volver al confinamiento estricto por un aumento de casos que promedió los 7 mil diarios y ocupó el 95 por ciento de las camas de terapia intensiva. 

Además, el gobierno envió un proyecto al parlamento para posponer el comienzo del proceso electoral previsto el 10 y 11 de abril para el 15 y 16  de mayo en el cual se deben elegir constituyentes y da inicio a un largo cronograma electoral que culmina en noviembre con los comicios presidenciales. 

Esta semana, la Organización Mundial de la Salud alertó que los contagios volvieron a aumentar por quinta semana consecutiva, con más de 3,8 millones de nuevos casos en los últimos siete días, al tiempo que los decesos también van en ascenso, con un alza de 5%, según publicó el diario local La Tercera.

La contracara de esta situación es el éxito de la masiva campaña de vacunación que ya aplicó 10 millones de dosis, cerca del 30% de la población y, a este ritmo, Chile podría tener vacunada al 70% de la población en 81 días y podrá alcanzar la inmunidad de rebaño. 

Algo similar sucede en Uruguay, país cuya primera ola comenzó recién en noviembre y obligó al gobierno de Luis Lacalle Pou a llevar a cabo una política basada en el cierre hacia afuera con la prohibición de turismo extranjero y la libre circulación interna a través de la estrategia «rastrear y contener».  

La contracara de esta situación es el éxito de la masiva campaña de vacunación que ya aplicó 10 millones de dosis, cerca del 30% de la población. A este ritmo, Chile podría tener vacunada al 70% de la población en 81 días y así alcanzar la esperada inmunidad de rebaño.

Ahora el panorama empeoró y el aumento de casos creció de manera tal que la ocupación de camas pasó de 56 a 79 por ciento en un mes, cifra que empeora en las regiones fronterizas con el sur de Brasil. En cantidad de fallecidos, Uruguay está en el puesto 18 con 6,3 muertes cada millón de habitantes por debajo de Brasil (14,7) y Paraguay (6,8). 

En este marco, asociaciones médicas, académicos y profesionales de la salud pidieron que el gobierno evalúe mayores restricciones y políticas de contención para los sectores más humildes.Uruguay fue el último país en comenzar el proceso de inmunización y eso le valió criticas a Lacalle Pou pero la velocidad que se le imprimó a la campaña gracias a la adquisición de la vacunas Sinovac, Pfizer y AstraZeneca a través del mecanismo Covax, le garantizó picar en punta en esa carrera.

Con un ritmo 60.000 vacunados por día y 1,07 dosis diarias cada 100 personas se ubicó como uno de los países con más vacunados por millón de habitantes del mundo por encima de países como Emiratos Arábes Unidos y alcanzaría la inmunización en 165 días.  El diario El País informó que esta Semana Santa hubo un récord: 260.000 personas de entre 18 y 70 años fueron inoculadas; fue la semana de mayor concurrencia a vacunatorios.

El diario conversó con el infectólogo Gonzalo Corral  quien planteó que «lo que se busca con la vacunación es justamente eso pero hay que tener en cuenta como van a jugar las nuevas variantes, sin son capaces de tener un escape inmunológico, es decir, tener gente vacunada y que no responda a la vacuna. Esa es una gran incógnita». «La del Reino Unido no tendría problema. La de Sudáfrica y la de Manaos podrían tener la posibilidad de tener escape inmunológico», agregó. 

Corral aclaró que «el segundo rol importante tiene que con cuántas dosis se aplica. Si aplicamos una dosis tenemos un riesgo potencia de no tener la respuesta deseada pero, en principio, si se logra la inmunidad de rebaño con dos dosis lo que baja son las formas graves que permite descongestionar el sistema de salud».

La combinación de vacunación masiva y aumento de casos y muertes, tiene como antecedente al Reino Unido que pasó de 1300 muertos por día a 5 o 6 fallecidos y, en algunos días, la suma llega a cero.

En menos de cuatro meses le dieron una dosis a más de 30 millones de personas hasta llegar al 45% de los 67 millones de personas que integran el Reino Unido y 57,8% de los mayores de 18 años de edad; y dos dosis, a prácticamente 8 millones. 

Con un ritmo 60.000 vacunados por día y 1,07 dosis diarias cada 100 personas, Uruguay se ubicó como uno de los países más vacunados por millón de habitantes del mundo por encima de países como Emiratos Arábes Unidos. 

La experiencia británica, por el momento exitosa, refuerza la estrategia chilena y uruguaya de apostar a la vacunación masiva a pesar del aumento de casos que ponen en riesgo al sistema de salud y los obliga a retroceder con la aplicación de restricciones más dura para frenar al circulación. 

Si esta hipótesis se cumple, los próximos meses traerán buenas noticias para los países vecinos ya que podrá lograr una inmunidad de rebaño que parece difícil de alcanzar en el corto plazo en países como Argentina y Brasil o en los países europeos que mantiene un conflicto con AstraZeneca y sigue evaluando un acuerdo con Rusia por la Sputnik.   

Hay que tener en cuenta como van a jugar las nuevas variantes, sin son capaces de tener un escape inmunológico, es decir, tener gente vacunada y que no responda a la vacuna. Esa es una gran incógnita

No hay certezas ni garantías de éxito en una pandemia que tiene a todos los países haciendo pruebas en tiempo real y cada día aparecen mayores dificultades, fallas o variantes del virus más contagiosas. 

Parece una competencia de largo aliento en donde vacunación y contagios crecen a la par de forma acelerada. En unos meses sabremos quién es el vencedor.

Fuente: lapoliticaonline.com

Previous Semana Santa: se movilizaron 4,2 millones de personas y hubo gastos por $14.000 millones
Next Perú registra récord de muertos en un día por covid-19