La venta del ingenio La Esperanza aún no se cerró: “Lo han regalado, con moño y todo”


El ingenio La Esperanza viene produciendo a menos del 50 por ciento de su capacidad. Los trabajadores vienen cobrando con atraso, sueldos que no se actualizaron en paritarias. La fábrica neccesita reparaciones que se demoran porque el gobierno provincial no pone el dinero para que lleguen los materiales necesarios. Mientras tanto, el sindicato está atento a lo que parece ser el último tramo de la accidentada venta del establecimiento al grupo Budeguer. Está en discusión que se mantengan los 600 puestos de trabajo y que se reconozcan las antigüedades; y si esto no se logra, al menos que se paguen las indemnizaciones de convenio de una sola vez y cuando los compradores hagan el primer pago, de 10 millones de dólares, cuando el juez de la quiebra firme la venta.

Hace un año, en la apertura de las sesiones legislativas de 2018, el gobernador Gerardo Morales anunciaba que por fin, después de 20 años, se resolvía la situación del ingenio La Esperanza con la venta al grupo colombiano Omega. Pasó todo el año y finalmente la operación quedó trunca. En diciembre, el gobierno informó que se vendía al grupo Budeguer, pero todavía no se concretó.

“Me acuerdo cuando el gobernador iniciaba sus sesiones en la Legislatura hace un año y mostraba un papelito diciendo que ya habían vendido el ingenio La Esperanza, que ya tenía dueño, que después de 20 años se solucionaba el tema. Pero fue una mentira más del gobernador. Al día de hoy, el ingenio no tiene dueño”, repasó en diálogo con Sergio Juárez, secretario general del Sindicato de Obreros y Empleados Azucareros del Ingenio La Esperanza (Soeaile).

 

La operación que se anunció como definitiva hace un año fue con el grupo colombiano Omega, que se iba a hacer cargo en abril, luego en junio, luego en septiempre, hasta que noviembre el juez de la quiebra, Juan Carlos Calderón, dio por caída la venta. Las postergaciones y finalmente la anulación de la venta se produjeron porque la empresa no cumplió con los requisitos exigidos. A los pocos días, en diciembre pasado, el gobernador Morales anunció que estaba casi lista la operación de traspaso al grupo Budeguer. Se supo entonces que hacía dos meses que estaban en conversaciones.

“El gobernador dijo que esta nueva empresa venía con las mismas condiciones del grupo colombiano, pero esa fue otra de las tantas mentiras -relató Juárez-. El grupo hizo una presentación en los primeros días de diciembre diciendo que quería comprar el ingenio sin ningún trabajador. Entonces nosotros mandamos una aclaratoria al doctor Calderón diciendo que no íbamos a aceptar ninguna condición, que si compraban era con los 600 trabajadores que hoy figuran en el Ingenio La Esperanza”.

-¿Querían el ingenio vacío? 

-Querían sacarnos. Lo querían sin gente y sin antigüedad.

-¿Qué hizo el juez?

-El juez les pidió que hagan una aclaratoria sobre el tema del personal. La hicieron hace dos semanas y hoy día figuramos los 600 trabajadores. Pero dijeron que ellos iban a elegir los 600 trabajadores, que si había un trabajador del ingenio que estaba trabajando para el estado y lo necesitaban, lo iban a incorporar; y el compañero que estaba en el ingenio iba pasar al Estado. Ese es otro mamarracho más de este gobierno y del juez de la quiebra.

-¿Ustedes respondieron a esa condición? 

-Nosotros hemos dicho que no, que los 600 que están hoy tienen que quedar. Caso contrario, nos vamos a oponer a la venta.

-¿Cómo sigue?

-En el día de ayer se vencieron los plazos, le corrieron vista a los síndicos y al comité de acreedores, con la aclaratoria de Budeguer. Hoy a la mañana venció el plazo para contestar y creo que ninguno puso objeción. Eso quiere decir que el juez ya estaría habilitado para sacar una resolución con la venta.

-¿Se sabe en cuánto vendieron el ingenio?

-Lo han regalado, con un moño y todo. La primera cuota, de 10 millones de dólares, la tienen que pagar cuando se le adjudique, y después son 15 cuotas de 2.600.000. La primera de esas 15 cuotas la tienen que pagar recién el 30 de septiembre del 2021. Esto quiere decir que hoy el grupo va a levantar la zafra gratis, sin poner un peso, lo mismo el año que viene y el 2021 también, porque la fecha de pago es cuando ya termina la zafra.

-¿Qué recibe el estado provincial a cambio de la venta del Ingenio? ¿Cuál es el beneficio para los trabajadores y para el estado?

-No hay ningún beneficio para los trabajadores. Porque encima nos están recortando todo, dicen antigüedad cero. Eso quiere decir que tienen que indemnizar a los trabajadores por el artículo 198 de la ley de contrato de trabajo y de quiebra. ¿Y quién va a pagar las indemnizaciones con 10 millones de dólares, con todo lo que debe el ingenio? Eso no alcanza ni para comenzar. ¿El gobierno va a pagar las indemnizaciones? Hoy no puede pagar los 140 mil pesos ofreció a los trabajadores hace un año y medio, menos va a poder pagar las indemnizaciones de 600 trabajadores.

-Dicen que los van a indemnizar y que empiezan de cero. ¿Los vuelven a contratar? 

-El grupo dice que el gobierno tiene que liquidar a todos los trabajadores, y a partir de ahí ellos iban a recontratar a quienes ellos vean que están en condiciones de ingresar. Van a hacer un preocupacional, pero en este momento el trabajador del ingenio, de campo, de fábrica, no está condiciones. Si vienen a hacer un preocupacional van a dejar a más de 200 compañeros afuera otra vez. Entonces nosotros decimos al juez que resguarde esa situación, porque con el grupo colombiano habíamos llegado a un acuerdo, que iban a hacer el preocupacional pero que iban a seguir trabajando en el ingenio y ningún trabajador le iba a iniciar juicio por el tema preocupacional. Queremos esas mismas garantías con este grupo. Ahora estamos en manos del juez. Le dijimos que tenga mucho cuidado con lo que va a resolver con el tema de los trabajadores, porque nosotros también le podemos hacer un jury. Y lo estamos pensando. Si sale con una mala resolución para los trabajadores, le iniciaremos un jury por mal desempeño en sus funciones.

-¿Qué sería lo ideal para ustedes?

-Nosotros lo que queremos es que se respete el listado de los 600 trabajadores. Queremos que el juez retenga las indemnizaciones que van a ser cobradas en una sola cuota, que las retenga de esos 10 millones de dólares, y que se respete el convenio colectivo 1288.

-¿De cuánto serían esas indemnizaciones?

-Estamos pidiendo que se actualice, porque en el Ministerio de Trabajo el tope no se ha actualizado desde el 2014. Pedimos también que se liquide con el último recibo de sueldo de cada uno de los trabajadores. Recién ahí estaríamos hablando de una buena indemnización para cada uno de los trabajadores. El tope indemnizatorio está en 22.300, y ellos están pidiendo pagar el 50 por ciento. Todavía nos queda un buen rato para discutir el tema. Ellos son los apurados, porque quieren vender antes de las elecciones de junio.

-¿Hubo algún encuentro en estos días entre el sindicato y el gobierno para hablar de este tema?

-No, no hubo nada. El gobierno todavía no se quiere sentar hablar de este tema.

-¿Y con la empresa se reunieron?

-Hace dos semanas nos hemos juntado de casualidad, porque lo encontramos al hijo de Budeguer. Yo me presento como secretario general y él se presenta como el hijo del dueño. Le pedí una reunión y me dijo “no es el momento”, porque todavía las cosas no están muy claras. Esa fue la respuesta que me dio el hijo del empresario. Ellos vienen todos los jueves, y tienen un ingeniero acá en el ingenio todos los días supervisando los trabajos, en fábrica y en campo.

-¿Están cobrando el sueldo en tiempo y forma?

-No, ese es otro de los inconvenientes. Los sueldos recién hoy, 19 de marzo, están en los cajeros, después de una larga lucha con el Ministerio de Producción para que paguen. Ya empezaron las clases hace más de una semana y los hijos de los trabajadores no podían ir a la escuela porque no tenían los útiles, las zapatillas ni lo necesario para ir a la escuela. Encima no se han actualizado las paritarias. Hoy un trabajador de Ledesma tiene un básico de 19.000 pesos, y nosotros tenemos un básico de 12.493. Son 7000 pesos de diferencia.

-¿El ingenio está produciendo?

-Está en un 48 por ciento. Está el problema de la reparación de la fábrica, porque no están llegando los materiales de Tucumán. Tampoco ponen la plata para retirarlos. Había una partida especial en el presupuesto para el ingenio, había mucha plata, pero no sabemos donde está esa plata, si realmente está o no llegando al ingenio.

Previous Inauguración del quirófano del hospital “Wenceslao Gallardo”
Next Primero Jujuy llevará candidatos propios para las elecciones 9-J